DOS FLORINES

Banner
Back TEST 0 KM Test Drive: Nissan Versa Acenta M/T

Test Drive: Nissan Versa Acenta M/T

El sedán familiar de la marca japonesa propone asombrosa habitabilidad, generoso baúl e interesantes prestaciones, aunque presenta ciertos faltantes de equipamiento y un diseño poco agraciado. Lo analizamos a fondo y compartimos las conclusiones.


El Nissan Versa es un sedán compacto que la marca japonesa lanzó en Argentina en agosto de 2013, tras haberlo presentado en el último Salón del Automóvil de Buenos Aires. Es un producto que llega al país importado desde México y que se convierte en otra alternativa del clásico automóvil para la familia tipo, en este caso con cuatro fortalezas bien marcadas: espacio trasero, confort de marcha, mecánica eficiente y un digno baúl.
Fabricado sobre la misma plataforma del March, el Versa es en esencia un modelo de segmento compacto pero con dimensiones “agrandadas”, ya que su longitud llega a 4,46 metros, nada menos que 68 cm más que el hatchback. Respecto del March, la distancia entre ejes está ampliada en 15 centímetros, hasta 2,60 metros, lo que explica la excepcional habitabilidad posterior.
El abanico de rivales del Versa es amplio, pero probablemente el más directo, por dimensiones y concepto de producto, sea el Chevrolet Cobalt, otro sedán compacto de gran habitabilidad, con 4,49 m de largo y 2,60 m entre ejes, e impresionante baúl, con el récord de 563 litros. Otro posible competidor cercano para el Versa, si bien es más chico (4,29 m), es el Fiat Grand Siena.
El Versa se ofrece en Argentina en cuatro versiones, con precios vigentes hasta el 10/02/14 que iban desde $ 134.000 hasta $ 186.000. Hay tres niveles de equipamiento, denominados Visia (sólo manual), Acenta (manual y automático) y Exclusive (sólo automático). La versión que probamos fue la Acenta M/T, que hoy cotiza a $ 154.400 y probablemente sea la opción más interesante de la gama en relación precio-producto.
Vamos a decirlo sin rodeos: desde nuestra opinión totalmente subjetiva, el Versa no es un auto de diseño agraciado, sobre todo en su perspectiva trasera. Claramente exhibe líneas que no parecen estar a tono con las tendencias actuales de diseño de la industria automotriz. Pero esto es siempre discutible, de gusto personal, y en cualquier caso no se trata de un producto que pretenda conquistar por su diseño, sino por sus atributos ya mencionados.
Puertas adentro, el Versa propone una correcta calidad de terminación, con materiales rígidos pero bien encastrados. Para bien, se nota que está construido en México. El instrumental combina indicadores analógicos con digitales y entre estos últimos, incluye medidor de temperatura, algo valorado por muchos usuarios pero que ya no es tan habitual en los tiempos que corren. La posición de manejo es cómoda, con regulación en altura de la butaca y el volante. Le faltaría también en profundidad para este último. La visibilidad es compleja hacia atrás: la luneta está bastante inclinada, la “cola” del auto es larga y los apoyacabezas no se ocultan cuando no se utilizan. Se complica un poco al estacionar, sobre todo porque no tiene sensor, uno de sus principales faltantes de equipamiento.
Lo que asombra a primera vista y luego cuando se comprueba in situ es la excepcional habitabilidad trasera. En efecto, el espacio para las piernas es enorme, incluso si se sientan personas altas en las plazas delanteras. Con 419 litros, el baúl no es de los más grandes del segmento pero es más que suficiente para el equipaje de una familia tipo en plan de vacaciones. Además, para mayor modularidad, el respaldo trasero puede rebatirse en proporción 1/3 y 2/3.
Debajo del capot, el Versa esconde el mismo motor del March, naftero de 1.6 litros y 16 válvulas, asociado a una transmisión manual de 5 velocidades, de selector preciso pero algo ruidoso en los pasajes. Aunque no es una cifra que impacte, sus 107 caballos son más que suficientes para otorgarle un ágil desempeño en ciudad y respetables prestaciones en ruta. Prueba de ello es que acelera de “0 a 100” en menos de 10 segundos (9,8s según nuestro registro), con similar margen para recuperar de 80 a 120 km/h en 4ª marcha.
Los consumos son lógicos y aceptables, con un promedio de 9,5 litros cada 100 kilómetros en ciudad y 8,5 litros/100 km a 130 km/h constantes (el motor gira en 5ª a 3.800 rpm). Justamente, al salir a la ruta es cuando el Versa deja en evidencia su corte familiar y por qué resulta tan agradable su andar en ciudad, con suspensiones orientadas al confort. Es que exigido (y aquí hablamos por sobre el promedio de cualquier usuario), muestra marcadas inclinaciones de carrocería y ocasionales pérdidas de tracción. Además, sufre bastante con los vientos laterales. Pero en definitiva, esto no implica que sea un auto inseguro. Además nadie buscará salir a correr con un Versa.

¿Qué tiene y qué le falta? En seguridad ofrece doble airbag frontal y frenos ABS, tal como exige la nueva normativa, y propone un diferencial como los anclajes Isofix. Si tenés hijos chicos, ésta es la mejor forma de sujetar las sillas infantiles (que deben ser compatibles con los anclajes, desde luego). Si bien el Versa cumple con lo debido e incluye cinco cinturones inerciales de tres puntos, carece justamente del 5° apoyacabeza, por lo que se queda allí a mitad de camino. Otro faltante es el faro antiniebla trasero.
En confort, la versión Acenta propone control de velocidad crucero, computadora de abordo, equipo de audio con CD-MP3, entrada auxiliar, conectividad Bluetooth y controles al volante; apertura interna de baúl y tanque, espejos y alzacristales eléctricos (“one touch” sólo para el conductor y sólo descendente), cierre centralizado a distancia y también dirección con asistencia eléctrica, más suave que la hidráulica convencional (su dureza varía en función de la velocidad del vehículo).

¿Qué le reclamamos por su precio? Sin duda, el mencionado sensor de estacionamiento y un puerto USB para ampliar la posibilidad de reproducción de música.
El Nissan Versa es de esos autos que no te entran por los ojos. Sin embargo, es también de esos que, una vez que uno los experimenta, pueden terminar convenciéndote. El Versa es honesto y no promete más de lo que puede ofrecer. Pero si como usuario lo que buscás es justamente lo que el Versa propone, no te verás defraudado. La garantía de 3 años o 100.000 kilómetros que respalda a los productos de Nissan Argentina y un modernizado servicio de posventa de la marca japonesa son otros dos fuertes pilares que refuerzan al producto.

Fuente: Cars-Magazine

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA