DOS FLORINES

Banner
Back TENDENCIAS

TENDENCIAS

El cerebro sistémico

Unas semanas atrás habíamos hablado sobre el maravilloso pensamiento sistémico, y definimos al sistema como un conjunto de variables que se influyen mutuamente, atendiendo a la idea de que todo lo que existe, necesariamente existe dentro de un sistema.

 

José Bizai (*)

El pensamiento sistémico y el mundo de los negocios

 

Podríamos definir muy sencillamente a un sistema como un conjunto de variables que se influyen mutuamente, sin embargo, las pautas de funcionamiento de un sistema, no son reducibles a la suma de sus variables constituyentes, y tampoco los sistemas pueden describirse atendiendo a sus variables por separado.

José Bizai (*)

Igualdad de oportunidades sí, igualdad de resultados no

En una carrera, todos los participantes largan de la misma línea de salida al mismo tiempo. Pese a tener igualdad de oportunidades por ser las reglas parejas para todos, difícilmente alcanzarán la meta al mismo tiempo debido a sus diferentes capacidades técnicas, esfuerzos, nivel de concentración, entre otros; por tanto tendrán discrepancia de resultados.

Carlos Alberto Sosa (*)

¡Dejá de querer tener la razón y sé feliz!

Seguramente ha participado de alguna reunión de trabajo en la que alguien suele mostrar un patrón de comportamiento de tipo crítico a muchas de las ideas que se proponen. En numerosas oportunidades, estas personas comienzan su discurso diciendo “si pero…”, o directamente dan una respuesta polar, es decir, su proceso de pensamiento tiene que ver con responder automáticamente de manera opuesta a la de su interlocutor o a la idea en general.

 

José Bizai (*)

Resistiré

El líder tiene que poner el pecho, enseñar los dientes y sobrevivir a este diagnóstico de situación. Si hacemos una especie de mapeo del capital humano, tenemos que decir que en promedio –varía de acuerdo al tamaño y ciclo de vida de la empresa– el 10 % de los empleados son hojas secas, el 80 % hace la plancha y el restante 10 % son las estrellas.

Carlos Alberto Sosa (*)

Si te gusta el durazno, bancate la pelusa

En nuestras columnas anteriores, venimos desasnando el concepto de tolerancia a la presión, y cómo el líder debe ejercer una presión efectiva. Explicábamos que vivimos en un mundo de presiones y exigencias, pero aun así, observamos en las empresas (y en la vida) que a las personas –particularmente a nuestro cerebro– nos apasiona quejarnos, pedir y reclamar a los demás. Ahora bien, cuando es a la inversa, ponemos el grito en el cielo, nos enojamos, ofendemos y escapamos . Por lo cual, hoy nos vamos a referir a este grupo de colaboradores (empleados) identificados en las organizaciones, por sus mecanismos de defensa automático: la queja, el enojo, negatividad; entre otros.

Carlos Alberto Sosa (*)

¿Estamos realmente interconectados?

Podríamos definir muy sencillamente a un sistema como un conjunto de variables que se influyen mutuamente; sin embargo, las pautas de funcionamiento de un sistema, no son reducibles a la suma de sus variables constituyentes, y tampoco los sistemas pueden describirse atendiendo a sus variables por separado.

José Bizai (*)

¿Como ejercer una “presión” saludable y efectiva?

En nuestra última columna decíamos que las presiones conviven con nosotros en lo cotidiano. Ocultar o negar su existencia, es como querer tapar el sol con las manos. Decíamos que la presión es hija de la exigencia, y nieta de la excelencia, si queremos ser “destacados” en algo, asumimos ser exigentes y por la tanto vamos a tener presiones (autoexigencia), para intentar lograr lo que perseguimos. En este artículo, vamos hablar de la “presión justa” que debe ejercer el líder a sí mismo y a sus colaboradores. Vamos a analizar el “cómo” hacerlo con efectividad, para lo cual tenemos que trabajar principalmente las emociones del líder cuando ejerce presión.

Carlos Sosa (*)

El “Efecto Medici” en el espacio físico de trabajo

En lo que al entorno físico se refiere, en los últimos años han surgido ideas que en muchos casos se “vendieron” como la panacea de la gestión del entorno laboral. Lo cierto es que con la implementación concreta de dichas ideas se comenzó a notar que en muchos casos no eran conceptos tan eficientes como parecían ser o como se presentaban en un principio.

José Bizai (*)

 

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA