DOS FLORINES

Banner
Back ESTA BOCA ES MIA OPINION 2 Clima laboral: empleados felices, empresas tristes

Clima laboral: empleados felices, empresas tristes

Mejora el clima laboral en tu empresa e incrementa la eficiencia de tu PYME

La dependencia es el paradigma del tú: tú cuidas de mí; tú haces o no haces lo que debes hacer por mí; yo te culpo a ti por los resultados. La independencia es el paradigma del yo: yo puedo hacerlo, yo soy responsable, yo me basto a mí mismo, yo puedo elegir. La interdependencia es el paradigma del nosotros: nosotros podemos hacerlo, nosotros podemos cooperar, nosotros podemos combinar nuestros talentos y aptitudes para crear juntos algo más importante.

Carlos Alberto Sosa (*)

 

 

Las personas dependientes necesitan de los otros para conseguir lo que quieren. Las personas independientes consiguen lo que quieren gracias a su propio esfuerzo. Las personas interdependientes combinan sus esfuerzos con los esfuerzos de otros para lograr un éxito mayor; señala en lo que denomina el “Continuo de la madurez”, Stephen R. Covey en su obra maestra: Los 7 (siete) hábitos de la gente altamente efectiva.

 

¿Qué no es clima laboral?

Hay una notoria confusión entre líderes y liderados, de lo que es y no es el clima laboral. Los líderes creen que el clima laboral efectivo tiene que ver con logros y los empleados creen que tiene que ver con un abstracto de felicidad en el trabajo.

Es tal el desconcierto que muchas personas culpan a sus empresas de su infelicidad y sus líderes a su vez, que no analizan por qué les va bien o mal, culpan al gobierno o la competencia desleal. En cualquier momento, si seguimos así, vamos a pretender tener familias eficientes y empresas felices.

En síntesis, pareciera que el problema de mi existencia, jefes y empleados, es sólo por causa ajena.

Ahora, cuando nos va bien, que en ocasiones es por beneficio externo, el mérito es propio. Esto es bien del cerebro argentino, lo más fácil es no revisar ni estudiar. El clima laboral no es algo tangible, que se pueda tocar, individualizar, no son resultados, tampoco es un lugar donde se ve gente eufórica y alegre de manera desatinada. El clima laboral no es ver gente entretenida, divirtiéndose sin distinguir para qué se busca que se sienta así o cual es la misión de buscar ese estado de algarabía. Un ambiente donde la gente se lleva espectacular, disfruta, escucha música, canta y baila, pero, no existe un sistema de trabajo abierto al enseñar y aprender, inexistencia de metas y trabajo en equipo, sin revisión de la gestión y resultados; es sólo gente, que está en un sitio de pasatiempo que no fomenta un clima laboral efectivo. En este punto, los líderes confunden ser queridos con ser respetados, hacer sentir bien a la gente sin exigirla. Son líderes culposos y miedosos.

 

¿Qué es un clima laboral?

El clima laboral es el medio ambiente donde se desarrolla el trabajo, tiene en cuenta el ambiente humano, físico y emocional. Es un espacio donde la gente es escuchada, se la tiene en cuenta para potenciar su rendimiento y aprendizaje. El clima laboral tiene que ver con considerar a la gente, primero como personas y luego como colaboradores, en un espacio de aprendizaje y rendimiento creciente.

El clima laboral tiene una influencia de múltiples variables: factores externos e internos, actitudes individuales y colectivas. Tiene una raíz muy fuerte en la propia historia organizacional, cultura y sello que impregnan sus líderes. El clima laboral actual de cada empresa está influenciado, sin dudas, por los mojones que han marcado cada etapa de vida, sus puntos de inflexión que son una bisagra para descubrir nuevos perdedores y ganadores, juicios positivos y negativos, enojos, resentimientos y amores. Cuanto más larga es la historia de una empresa, mayor es la carga emotiva, para bien o mal; y más grande y compleja la cantidad de juicios por resolver o gestionar. Lo que debemos dejar en claro que el clima laboral es una foto de un momento, de un corte. Es un concepto dinámico, colectivo y que tiene un carácter fuerte de interdependencia; es decir, necesita de la coordinación y unión de todo un equipo de individuos para lograr grandes éxitos. Logros que individualmente nadie podría alcanzar por sí solos.

 

Clima laboral efectivo.

Para lograr un clima laboral efectivo lo primero que hay que hacer es aprender a cambiar la cultura organizacional. Esto requiere de un compromiso de los líderes de toda la organización en todos sus niveles, entender y acordar el concepto de clima laboral; porque de nada sirve contar con empleados felices y empresas tristes. Todos los integrantes tienen interdependencia con la empresa de la cual se forma parte.

Por un lado, los empleados debieran aprender a pensar, tener autonomía y libertad de expresión, realizar esfuerzos individuales, impactar con su sello y rendimiento individual, lo cual haría que la empresa dependa de esos desempeños individuales.

Por otro lado, todos los empleados dependen de la empresa, deben cuidar lo colectivo, el cuerpo colegiado y la institución que representan, sus colores, valores e ideales. Cuanto más fuerte sea el sistema empresa, pertenencia, cultura, valores, equipo, más vínculo ganar-ganar existirán, más se va aprender a cuidar el todo.

 

Reflexión final.

Todos individualmente debemos cuidar el colectivo, para que el colectivo resguarde a sus individuos. Pregunta de cierre: ¿La empresa y sus empleados son felices?

 

(*) Consultor de Empresas. Contador Público Nacional. Mg. Administración de Empresas. Especialista en RR.HH. y Dirección de Negocios. Coach Ontológico. Neuroliderazgo

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA