DOS FLORINES

Banner
Back ECONOMIA FINANZAS Presupuesto 2017: más rigidez, dependencia y menos inversiones

Presupuesto 2017: más rigidez, dependencia y menos inversiones

  • PDF

Los empresarios pusieron la lupa en los números proyectados en Entre Ríos de cara al año próximo. Se trata de un análisis de los recursos y gastos estimados, sin conclusiones ni objeciones de valor, pero con tres índices claves que permiten leer en términos globales la compleja estructura económica de la provincia.

Nahuel Amore | Dos Florines

 

 

 

Ajuste es la palabra que todos quieren evitar, sinceramiento es el eufemismo que se puso de moda y austeridad es el término medio para reconocer que todos los Estados aumentaron sus gastos por encima de sus recursos y que ahora deben ordenar los números para que el futuro tenga viabilidad. En esta línea, los presupuestos para 2017, tanto en la Nación como en las provincias, se presentan bajo el desafío de amalgamar entre la necesidad de equilibrar las cuentas públicas y contemplar todos esos costos que están por fuera de lo estrictamente económico.

En Entre Ríos, Gustavo Bordet elaboró su propia proyección de ingresos y erogaciones para el ejercicio del año próximo. Sin dudas, en una provincia donde el Estado es uno de los principales motores del movimiento, el resto de los sectores que en cierta medida dependen de aquél, siguen de cerca esta serie. En ese abanico, los empresarios nucleados en el Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER) no pierden pisada y pusieron la lupa en los números del Gobernador.

A través de los profesionales que integran el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES), elaboraron un informe en el que realizan un análisis de los principales aspectos del proyecto presupuestario para el año que viene en la provincia. Fundamentalmente, el trabajo compara las estimaciones de ingresos y gastos de 2016 con las de 2017. Con estos datos, además, plantean un balance del sector público en los ítems más destacados.

 

ÍNDICES.

Pero no es todo. Sobre el final se construyen tres índices, en los cuales quizá radiquen las grandes conclusiones del estudio. Por un lado, afirman que el presupuesto 2017 muestra un 2,13% más de rigidez respecto de 2016 y se ubica en un 57,74%. Esto significa que la suma de erogaciones de personal y transferencias al sector público tiene un peso o incidencia cada vez mayor respecto del gasto total.

Básicamente, el gobernador Bordet estará más atado a una serie de gastos inelásticos, sobre todo sueldos, que le reducen el margen de cualquier medida de ajuste. De hecho, según el informe, la planta permanente total se incrementará en 107 cargos fijos, pasando de 65.486 empleados a 65.593 proyectado para 2017.

Por otro lado, el estudio advierte a través del Índice de Dependencia que la suma de los recursos tributarios nacionales y transferencias corrientes sobre el ingreso total, se incrementó en 1,73% entre los dos presupuestos, quedando para 2017 en 57,69%. En otras palabras, para el año que viene, la provincia dependerá cada vez más de los recursos que provienen del Gobierno nacional. Del análisis de los ingresos se puede observar la evolución de los recursos que genera la provincia comparados con los que llegan desde Nación.

El tercer y último índice advierte que habrá menos inversión en términos globales. “El Índice de Inversión, que representa la incidencia de la inversión directa en las erogaciones totales, se redujo en 0,40% y se ubica en 13,91%”, precisa. Esto, claramente, va atado a esa rigidez cada vez mayor que tiene la estructura económica provincial.

 

INGRESOS.

El presupuesto de Entre Ríos para 2017 estima los recursos totales en 75.935 millones de pesos. Esto significa una suba del 33% respecto a lo calculado en 2016, mientras que sin considerar los ingresos de la seguridad social, este aumento se ubica en el 35%, señala el informe.

De esa estructura de recursos, los ingresos corrientes representan el 91,6% del total y se estiman en un 36% superior respecto al presupuesto del año anterior. Por su parte, los ingresos de capital representan el 8,4% y está proyectado un aumento del orden del 20%.

Por otra parte, el informe indica que el presupuesto anticipa un crecimiento de todo lo que se produce en Entre Ríos (PBG) en un 3,5%. Esta estimación va en línea con las proyecciones del Gobierno de Mauricio Macri, de un 17% de inflación anual y un crecimiento del PBI del 3,5%.

Respecto del origen de los recursos corrientes, para los ingresos tributarios que provienen de la Nación estiman un crecimiento del 32%. Estos están compuestos por la Coparticipación Federal, la Ley de Financiamiento Educativo Nº26.075 y la distribución de impuestos nacionales por regímenes especiales de ganancias, combustibles, bienes personales, entre otros.

En tanto, para los de origen provincial, calculan un aumento del 39% sobre lo presupuestado. Los ingresos brutos seguirán engrosando las arcas provinciales en un 61,3% de la composición total. Le seguirán el Impuesto Inmobiliario, con una representación del 20,4%; el Impuesto a los Automotores, en un 10,8%; el Impuesto de Sellos en 5,0%; y otros en 2,5%.

En este ítem, el estudio anticipa un reconocimiento parcial del déficit de la Caja de Jubilaciones, que según el propio Gobierno, ya supera los 2.000 millones de pesos anuales. “Respecto a los fondos nacionales discrecionales, es decir, las transferencias corrientes, se estima una suba del 165% respecto a lo presupuestado en 2016. Este gran aumento es porque se espera un aporte de 1.500 millones de pesos de reconocimiento de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) por el déficit previsional provincial”, expresa.

En relación al dinero que ingresa a través de los polémicos excedentes de Salto Grande, además de servicios de puertos, arancelamientos de hospitales, multas y fondos específicos –todos estos considerados ingresos no tributarios–, el presupuesto estima un 44% de aumento.

Por último, los recursos estimados por Contribución a la Seguridad Social representan el 16,9% de los recursos corrientes y se proyecta en un 25% superior que en 2016.

 

GASTOS.

Los gastos presupuestados para Entre Ríos en 2017 ascienden a 77.828 millones de pesos, lo cual implica una suba del 34% respecto al presupuesto 2016. Si se dejan de lado las prestaciones de la Seguridad Social, la variación es 36% superior, precisa el informe.

Del total de erogaciones, los gastos corrientes representan un 85,9%, mientras que los de capital un 14,1%. Sobre esta clasificación, mientras que para los primeros se estima un incremento del orden del 38%, para los segundos se proyecta una suba del 25% respecto al presupuesto pasado.

La Inversión Real Directa es el principal componente de las erogaciones de capital y anticipa un incremento del 32%.

Por su parte, la variación de los gastos corrientes se sustenta fundamentalmente en la suba del gasto en sueldos y gastos para los empleados públicos, del 43% respecto al monto estimado en el presupuesto 2016. Además, el informe destaca un alza del 100% en rentas de la propiedad, a raíz del mayor peso de los intereses correspondientes a la emisión de títulos y letras en los últimos años y, en menor medida, por préstamos contraídos con el Banco de la Nación Argentina y el Nuevo Banco de Entre Ríos.

Asimismo, el estudio explica que se proyecta un incremento del 32% en las transferencias corrientes, que representan los fondos que conforman la masa coparticipable que se distribuye a los municipios de acuerdo al régimen establecido en la Constitución Provincial. En tanto, las transferencias efectuadas a la educación privada para hacer frente a los salarios docentes, calcula un crecimiento del 30%.

 

Un balance de las cuentas públicas

El resultado financiero total proyecta un resultado negativo en 2.589 millones de pesos para 2017. Si no se tuviera en cuenta lo que corresponde a la Seguridad Social, en cambio, se estima que será positivo en 696 millones de pesos, precisa el informe del Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER).

Para realizar esta proyección, dice que se prevé que los ingresos de la seguridad social aumentarán un 35% respecto a lo presupuestado en 2016, pero subirán un 26% respecto a la proyección de la ejecución del ejercicio 2016.

Por otra parte, el trabajo indica que los gastos de la seguridad social se incrementarán un 27% presupuestado en 2016 y un 19% respecto a la proyección de la ejecución del ejercicio 2016. “Es decir, nuestras estimaciones proyectan un déficit mayor en la seguridad social para el año 2017”, advierte el informe.

El año próximo, Gustavo Bordet deberá seguir pagando la deuda vieja y la nueva. “El proyecto de presupuesto prevé amortizar títulos públicos por 1.680 millones de pesos, devolver préstamos de organismos internacionales por 362 millones de pesos y otros préstamos por 1.281 millones de pesos”, informa.

Además, la provincia debe afrontar los compromisos de deuda de ejercicios anteriores, conocida como deuda flotante, que se estima en 2.004 millones de pesos, aunque se trata de un monto menor que el presupuesto 2016.

Por último, se estima que el Gobierno tome deuda por 7.220 millones de pesos, lo cual representa un 21% más que lo previsto en el presupuesto 2016. De ese total, 3.927 millones provendrían del Gobierno nacional, entidades financieras u otros, otros 266 millones con organismos internacionales y 3.028 millones de otros préstamos, del cual no se aclara la fuerte, concluye el trabajo.

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA