PORTADA SHOWROOM INMOBILIARIO

Maestros Mayores de Obra y Técnicos avizoran un 2021 con optimismo

Desde el Colegio Profesional de Maestros Mayores de Obra y Técnicos de Entre Ríos (COPMMOTER)  observan con optimismo el nuevo año, producto de un duro pero ponderable aprendizaje de las experiencias vividas en el año que pasó. En un distendido diálogo repasamos los avatares del 2020 con Elvio Marcelo Galeano, presidente de la entidad. Carlos Marcelo Pintos

Como hemos dado cuenta en anteriores entregas, son muchos los sectores, entidades profesionales y empresas que están involucrados en el ámbito inmobiliario, y cada una de estos actores aportan su cuota de esfuerzo, sapiencia y profesionalismo para conformar un círculo virtuoso que dinamiza la economía en aras del bienestar y progreso de la comunidad.


Todos y cada uno de esos actores, han tenido que enfrentarse a un año 2020 atravesando diferentes circunstancias y pagando distintos costos para poder salir airosos y asumir los desafíos que nos impone un nuevo año, algunos con horizontes más ciertos que otros.


En el particular caso de los profesionales maestros mayores de obras y técnicos matriculados en COPMMOTER, las perspectivas son optimistas y munidos de una experiencia que los fortalece de cara al nuevo año.
Dos Florines, en un ameno diálogo con el presidente de la entidad, Elvio Marcelo Galeano pudo saber que “no sólo como profesionales sino también en la faz institucional tuvimos que adaptarnos a los cambios que impuso la pandemia y sus cuidados sanitarios y protocolares, para seguir prestado servicios”.


En cuanto al devenir del pasado año 2020 Galeano aseveró: “Tuvimos dos etapas que transitar, hasta el mes de marzo estábamos encaminados a tener un buen año, con un buen ritmo de obras y una actividad promisoria en toda la provincia, pero -como le sucedió a todos- la pandemia y las medidas sanitarias establecidas por el gobierno nacional generó un «parate» que afectó el ritmo de trabajo que veníamos teniendo, de modo que en abril el trabajo fue prácticamente nulo”.


“En mayo -prosiguió Galeano- empezó a reactivarse , siempre en obras pequeñas y medianas, y mes a mes las actividades fueron creciendo en ritmo y recuperándose; aunque no a los niveles estadísticos históricos a los que estábamos acostumbrados, pero de todas maneras consideramos que fueron nueve meses bastante positivos, excepto el mes de diciembre en dónde se tuvo que sufrir la falta de stock en los corralones en especial de ladrillos, cemento y materiales ferrosos (chapas y hierros) con subas de precios casi irracionales”.


“La reactivación de las obras no pudieron ser acompañadas por la provisión en tiempo y forma de los materiales, lo que provocó demoras en los plazos de ejecución, trayendo como consecuencia la alteración de los presupuestos en valores de material y mano de obra que nos llevaron a replantear su continuidad con los comitentes, felizmente primó el interés por concluir las obras con mucho esfuerzo para que los números cerraran”.


¿Qué enseñanza les deja esta dinámica de pandemia?


“Creemos que se ha aprendido mucho; nunca nos habíamos enfrentado a situaciones anormales como las que se presentaron en este año que pasó. En medio de un contexto complicado e incierto, con faltante de materiales vitales para la continuidad de las obras y con variaciones de precios constantes y dispares, aún entre un corralón y otro de la misma localidad”, aseguró Galeano.


“Nuestros profesionales hoy están preparados para nuevos desafíos; considero que demostramos habilidad de adaptación y cambios a la altura de las circunstancias y eso el mercado laboral lo valora. Pudimos acompañar a los inversores y comitentes a arribar a sus objetivos brindando un servicio profesional conforme las circunstancias nos desafiaron”.


“Así que, en medio de este panorama para muchos incierto, tanto en lo económico como en lo sanitario, vemos que la gente sigue apostando a la construcción y considero que cuando se den reglas más claras en lo relativo a la provisión de material y cierta estabilidad en los precios, el sector va a redoblar su ritmo” confió el dirigente.


¿Se avizora algún nicho que motorice la actividad constructiva?


“Por supuesto -aseguró Galeano- , el sector turístico está trabajando para acrecentar o afianzar sus instalaciones, tanto en la costa del Uruguay -que es lo más frecuente- como en la costa del Paraná; allí hay un nicho interesante. También al norte de la provincia, Chajarí, Federación… se está trabajando en vista a ampliar instalaciones por la diversificación de prestaciones que está encaminado el sector turístico; esto sin descuidar que en cada localidad la actividad constructiva avance acompasadamente. Vemos en cada cuadra al menos tres o cuatro viviendas están siendo mejoradas o ampliadas, y sabemos de muchas tareas encaradas por los técnicos electricistas con nuevas obras, en loteos y mejoras de instalaciones”.


“Hace falta un poco de certidumbre solamente, para que el sector constructivo pueda desarrollarse con cierta normalidad y dinamismo. Somos optimistas que desde el gobierno nacional van a poner especial interés en que esto suceda, ya que la actividad de la construcción es dinamizadora de muchas industrias conexas y que permite una distribución de recursos de modo más horizontal”.


“Se Tiene que lograr -abundó Galeano- un equilibrio entre la provisión continua de materiales y precios razonables para que podamos concretar esa sinergia que lleve a mantener un ritmo de trabajo regular y previsible”.


Nos había señalado que también los cambios llegaron a la institución que preside.


“Así es. Afortunadamente ya disponíamos de un buen sistema informático y la fluida interconexión con las delegaciones [en Villaguay, Gualeguay, Gualeguaychú, Rosario del tala y Concordia], y tuvimos que adaptarnos al «teletrabajo», que antes de todo esto era una curiosidad, casi impensado. Bueno ha llegado para quedarse, así como las reuniones virtuales, las gestiones «on line». Como institución asumimos el desafío de reconvertirnos para mantener contacto fluido con nuestros matriculados y dar respuestas a sus consultas, trámites y demás de manera remota”.


“En lo profesional, particularmente, hemos aprendidos protocolos y prácticas de buen uso y servicio, con procedimientos que nos han puesto a prueba en el contexto que vivimos logrando una mayor profesionalización de nuestra tarea” -se manifiesta entusiasta Galeano-.


¿Se espera algún apoyo especial al sector constructivo desde el gobierno nacional?


“En acuerdo con los profesionales de la arquitectura y la ingeniería, hemos elevado al gobierno distintas propuestas para lograr que se implementen políticas que favorezcan al sector y estimulen la inversión privada; especial hincapié se ha puesto en la necesidad de facilitar el acceso al crédito para financiar la vivienda propia, en sectores que están en condiciones de asumir compromisos hipotecarios por sus buenos ingresos, pero con tasas razonables; asumibles y sin sorpresas ulteriores”.


“Recuerdo que los primeros planes PROCREAR fueron muy positivos; nuestros profesionales tuvieron mucho trabajo y pudimos ver que muchas familias, en especial gente joven, accedía a su vivienda propia y de calidad, con facilidades. Consideramos que se debería implementar programas similares, en donde el Estado pueda subsidiar el financiamiento de estas construcciones; especialmente atendiendo al alto déficit habitacional con el que convivimos en nuestro país”, concluyó Galeano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *