ENFOQUE PORTADA

Vuelven los cupos de exportación. ¿Vuelve la falta de transparencia?

Por Danilo Lima, editor de Dos Florines

La decisión del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación de reabrir parcial y provisoriamente las exportaciones de maíz no es otra cosa que la vuelta a los cupos de exportaciones, una política a la que cada tanto apela el kirchnerismo y siempre es rechazada por los productores agropecuarios.

Cuando se iniciaba este lunes –y arrancaba el cese de comercialización dispuesto por la Federación Agraria, Confederaciones Rurales Argentinas y la Sociedad Rural–, el equipo de prensa de la cartera que conduce Luis Basterra daba a conocer la información oficial en donde se señalaba que el Gobierno nacional había decidido “dejar sin efecto provisoriamente la medida de suspensión” de los registros de las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE) de maíz.

En la misma información se daba cuenta que se había alcanzado “el compromiso de garantizar la oferta de maíz” a las diversas cadenas de producción, pero, a la vez, se comunicaba que las DJVE Maíz 19/20 no podrán superar las 30.000 toneladas diarias, con excepción de las especialidades Flint y las orgánicas NOP.

La comunicación de la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios, a cargo de Javier Preciado Patiño, sin embargo, no habla de cupo.

Primera duda: ¿Quién tiene razón? ¿Mercados Agropecuarios o el área de Comunicación del Ministerio?

Sea como fuere, todo indica que los cupos de exportación están de regreso.

Si esto efectivamente es así surge una segunda duda: ¿Quién o quiénes decidirán los cupos? ¿Habrá transparencia en la asignación de esas cuotas? ¿Sobre la base de qué criterios? Son preguntas, por ahora, sin respuestas y, por eso, hay espacio para las especulaciones.

Los más desconfiados, con todo derecho, dirán que esta liberación con cuentagotas de las exportaciones no hace más que quitarle transparencia a una política de por sí muy cuestionable.

Hay, en la información oficial, un dato que suma más sospechas a esta jugada del oficialismo. El Gobierno y el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) acordaron “un cronograma de trabajo, con inicio el próximo martes 12 del corriente (mañana), a los efectos de trabajar propuestas para desacoplar los precios internacionales de los domésticos”. ¿Será allí donde se asignarán las cuotas? ¿Serán acuerdos de autorregulación entre algunos jugadores del sector? ¿Cada uno se llevará una porción de la torta que repartirá el Gobierno? ¿Algunos ganarán y otros se quedarán “mirando la fiambrera”?

La tercera y última duda (hasta el momento) es la más importante: ¿Sirven estas medidas para que los argentinos paguen menos por los alimentos que, se supone, es el objetivo del Gobierno?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *