AL DÍA PORTADA

La recesión de Santa Fe persiste en todos los sectores económicos, según la Bolsa de Comercio

El informe consigna que una alerta importante es la caída en conjunto de las remuneraciones reales de los empleados (públicos y privados) registrados en la provincia: 3,9% en enero de 2024 y un acumulado del -16,2% en el último año. Dos Florines

Durante el primer mes del año continuó agudizándose la contracción de la actividad económica de la provincia de Santa Fe, marcando una tasa del -1,3%, dice el informe del Índice Compuesto de Actividad Económica de la Provincia de Santa Fe correspondiente a enero de 2024, que elabora el Centro de Estudios y Servicios de la Bolsa de Comercio de Santa Fe. Agrega que la variación interanual negativa fue de 6,9%.

En enero de 2024, los ocho indicadores que integran el ICASFe continuaron registrando variaciones negativas. Por su parte, en el plano interanual, la mayoría de las series que presentan barras rojas, agudizaron la caída. 

Síntesis y perspectivas 

La tasa de variación interanual del ICASFe se ubicó en -6,9% en enero de 2024, continuando un proceso de agudización de la recesión que atraviesa la economía de la provincia de Santa Fe, desde mayo de 2022. 

En términos de mediano plazo, la fase contractiva actual presenta una duración de 20 meses, un período más prolongado que el promedio de las últimas siete recesiones (promedio 15 meses), dice el informe del CES. 

Sin embargo, en términos de amplitud la caída acumulada hasta enero de 2024 es similar al promedio (8,1% contra 8,6%). Ahora bien, enfocando la mirada en la coyuntura inmediata, sólo entre octubre de 2023 y enero de 2024, la contracción acumulada por el ICASFe representó el 65,0% de la disminución computada en toda la fase. 

Entre los indicadores que explican el ciclo económico provincial, se destaca la importante pérdida de poder adquisitivo del conjunto de los asalariados registrados, lo cual da cuenta del estancamiento en relación a la generación de puestos, como también del persistente contexto inflacionario. 

Si bien hay algunas tasas positivas dispersas en indicadores de la agroindustria, el resto de los sectores no visualizan señales claras para proyectar una recuperación en el corto plazo. En este marco, se vuelve imperante atender las demandas de cada núcleo productivo de la provincia, a fin de poder sortear el difícil contexto macroeconómico imperante, concluye el CES.