Uncategorized

Kicillof: el gobierno de Macri “nos endeudó hasta la manija”

El ex ministro, que este sábado estará en Paraná para lanzar Unidad Ciudadana, fustigó la política de Cambiemos. La deuda que tomó el Gobierno es “un récord horrible”, se despachó. Danilo Lima

El ex ministro de Economía, que este sábado estará en Paraná para lanzar Unidad Ciudadana, fustigó la política de Cambiemos. La deuda que tomó el Gobierno es “un récord horrible, espantoso y absolutamente inútil e innecesario”, se despachó. Danilo Lima

El diputado nacional Axel Kicillof, ex ministro de Economía de la administración de Cristina Kirchner, cuestionó con extrema dureza la política que lleva adelante el presidente Mauricio Macri, en especial la decisión de endeudar el país “hasta la manija”.

Los números de la deuda externa “son espantosos”, fustigó el economista, y, con ironía, dijo que antes del reciente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) “el gobierno de Macri, en dos años y medio, hizo algo bien y rápidamente que fue endeudarnos hasta la manija”.

El dirigente kirchnerista, sobre la base de estadísticas oficiales, recordó que la administración macrista “tomó 90 mil millones de dólares de deuda, un récord horrible, espantoso y absolutamente inútil e innecesario, que habrá que pagar a pesar de que no sirve absolutamente para nada”.

Kicillof, que este sábado estará en Paraná para participar en el club Echagüe del lanzamiento de Unidad Ciudadana –el espacio político fundado por Cristina Kirchner–, efectuó estas declaraciones en una entrevista con el programa 5 Esquinas, que se emite de lunes a viernes de 8 a 10 por Radio Costa Paraná (88.1), y habló sobre lo que será esta convocatoria y el espacio que buscan conformar desde el kirchnerismo.

La columna vertebral de Unidad Ciudadana está puesta en el peronismo, explicó, pero remarcó que la aspiración es poder conformar un frente de trabajo con todos los sectores que son claramente opositores, no sólo con los militantes K. “Buscamos la unidad, que implica ser amplios y abiertos, pero después queda en manos de cada dirigente si se atreve o no a ser opositor a un gobierno liberal que trabaja con amenazas, extorsiones y aprietes”, se explayó.

Kicillof, durante toda la entrevista, habló en términos políticos y sus respuestas siempre fueron políticas aun cuando los periodistas de 5 Esquinas le hicieron preguntas estrictamente económicas.

– ¿Cuál es el monto total de la deuda externa argentina?

– Son 330 mil millones de dólares. A los 90 mil millones que tomó antes del acuerdo con el FMI hay que agregar estos nuevos 15 mil millones y los eventuales 50 mil millones del convenio. Nos endeudó hasta la manija.

Y les hablo a los entrerrianos: yo creo que nadie votó esto, con esto nadie está de acuerdo, porque todos sabemos lo que significa el FMI y tomar deuda externa. Y toda esta plata va a la bicicleta financiera, a la fuga de capitales. Es realmente una situación espantosa, por donde se la mire.

Y creo que quienes votaron a Macri –comerciantes, pequeños productores rurales, jubilados, maestros– deben estar hoy bastante perturbados y conflictuados con lo que está pasando.

– En este escenario de endeudamiento creciente, tasas exorbitantes y la siempre latente posibilidad de que el dólar siga “corriendo”, ¿si usted fuera hoy ministro de Economía cómo empezaría a revertir estos indicadores negativos?

– Si fuera ministro de Economía hoy el principal problema que tendría sería el Presidente, porque es un hombre que no sé si entiende lo que está pasando. Pareciera que sólo está preocupado por sus propios negocios y por los negocios de los socios. Por eso, en esa hipótesis, el primer problema es político y de la orientación general que le da Macri a la economía. No hay que olvidar que es un hombre que apoyó a la dictadura militar, al menemismo, y que está de acuerdo con esta política económica. Ha ratificado el rumbo económico, los tarifazos, las importaciones. Yo tomaría varias medidas pero el Presidente no estaría de acuerdo porque es un hombre que comulga con las ideas más antiguas que son las neoliberales. Prefiere hablar con la banca y con el FMI antes que con un productor rural, una pyme o alguien que vive en el interior.

Macri y toda esta política económica, además, se basan en la teórica lluvia de inversiones extranjeras y el boom de las exportaciones, pero dinamitando el mercado interno argentino. Porque cada vez que Macri nos dice que hay que bajar los salarios, que los problemas son los laburantes que no trabajan los fines de semana y que son vagos, lo que nos quiere decir es que la solución de la Argentina es que la gente no cobre, no pueda vivir. Un desempleado para él, aparentemente, es una buena noticia.

Habría que aplicar medidas muy rápidas para revertir esta situación, por ejemplo qué bienes del extranjero ingresan al país y tener especial ojo con aquellos que hacen competencia desleal con la producción nacional. No puede ser que uno vaya a comprar cítricos y que esos cítricos tengan una etiqueta española, que vaya a comprar carne de cerdo y la procedencia sea Estados Unidos o Dinamarca.

– Más allá de las consideraciones políticas, ¿se puede técnicamente bajar la tasa de interés sin que se escape el dólar?

– Sí, por supuesto.

– ¿Cómo?

– Disciplinando al sector especulativo. Hay trabajar con medidas restrictivas para evitar que millones de dólares se dediquen a la especulación, sin ningún tipo de control. Hay millones de instrumentos para regular, controlar, supervisar y sobre todo para impedir que los movimientos especulativos se lleven puestos todo el proceso productivo y el ahorro de los argentinos.

Y hay que decir también que esta tormenta, como definió Macri a la crisis, la produjo él mismo.

Deja un comentario