EMPRESAS PORTADA

Julieta Gross, empresaria multitask presentó su línea de arquitectura en contenedores

GrossTeiner es el nombre que eligió para la firma en la que lleva trabajando hace un tiempo y elabora y comercializa soluciones habitacionales para viviendas, el campo, oficinas, obras y complejos hoteleros, entre otros. Habla del valor de la portabilidad, calidad y durabilidad de un sistema que –asegura- está llamado a imponerse. Dos Florines

Cuando el 22 de enero de 1959 vendió su primera carrocería de madera no sabía que no sólo estaba iniciando lo que sería una gran empresa de acoplados siendo una de las industrias más pujantes de la región con proyección nacional en la metalmecánica, sino que con su ímpetu emprendedor Emilio dejaría también una simiente en su hija.

Con su temprana muerte, Julieta -siendo muy joven-, su madre y su hermano debieron asumir el titánico desafío de hacerse cargo de la compañía para lo cual debieron poner tiempo, esfuerzo y capacidad –en un contexto dominado por varones- y lograron continuar con el legado y hoy la exhiben vigorosa y con proyectos.

Casi 50 años pasaron de aquel primer mojón y hoy Julieta, con 34 años, se ha convertido en una empresaria multipropósito que avanza en la diversificación de sus inversiones y no sólo sostiene Acoplados Gross, con sede en la ciudad de General Ramírez, sino que presentó esta semana en la Feria organizada por la Cámara de la Construcción de Entre Ríos –en el Centro Provincial de Convenciones- su último y mimado proyecto: GrossTeiner.

Se trata de una empresa que desarrolla desde Santa Fe para el país y la región donde ofrece lo que denomina “fábrica de arquitectura en contenedores de alta calidad”; y la unidad que se desplegó al ingreso a la feria certificó esta presunción.

Paso ineludible de decenas de personas que llegaron hasta el CPC, comentarios sostenidos en la sorpresa y la admiración se escucharon cuando los visitantes ingresaban a ese cubículo de unos 30 metros cuadros dispuestos de forma altamente funcional, con living-comedor, cocina, baño y dormitorio –todo en un contenedor de 12 metros de largo- realizado con materiales de alta calidad y un estilo innovador.

DOS FLORINES conversó con esta inquieta empresaria y vasta experiencia al frente de empresas, que se muestra obsesiva con sus compromisos laborales, abocada a avanzar y no estar quieta y que realiza todos los días muchos kilómetros para cubrir todos sus flancos productivos y comerciales abiertos.

Proceso.

Naturalmente que la primer pregunta está vinculada a cómo detectó la oportunidad y cómo evalúa variables como el tiempo y el trabajo para llegar a comercializar este producto que apunta a varios segmentos y que es difícil de mensurar ya que posee un alto grado de costumización, y las demandas del cliente hacen que escape todo el tiempo de la estandarización.

“Hace cuatro años que vengo como estudiando el tema. Antes de lanzarlo, como yo le pongo todo mi esfuerzo y cariño al trabajo, quería estar segura que el producto fuera de total calidad, que no hubiera ningún aspecto que pudiera dejar disconforme al potencial cliente. Esto implicaba calidad en los materiales y terminación. Por la responsabilidad que implicaba la aislación térmica, me contacté con algunos ingenieros del exterior para estar totalmente tranquilos. Y así fuimos avanzando muy seguros y confiados que estábamos ofreciendo un producto que dejaría tranquilo al cliente”, dice Julieta.

La empresaria, que tiene un pie en Santa Fe y otro en Ramírez, recuerda que algo le hizo detenerse en una tendencia que lleva más de 20 años en el mundo y que pensó que podría tener demanda sostenida en la región. “Empecé a estudiar sobre el tema, me interesé y profundicé. Hace un tiempo que empezamos a fabricar. Quería trabajar sobre diseños completos, que nos cierre a nosotros y al cliente, por eso es que recién ahora lo estamos presentando”, prescribe. Asegura que recién ahora, en postpandemia, pudo darle a conocer públicamente en distintas provincias y que la demanda está firme y con muchos pedidos. Para muchos es considerado una opción, ya que asegura, el “modelo de estas soluciones tiene todo a favor y nada en contra”.

-¿Cuándo se detuvo en el sistema de containers lo vio como una tendencia inevitable o decidió hacer una apuesta?

-En realidad sigue el recorrido de la tendencia en el mundo que lleva más de dos décadas. Pero si advertí que en los últimos años la gente tiene menos prejuicios. Esto no tiene ninguna desventaja. Es todo a favor. La durabilidad es clave. Pero para mí un valor esencial es su condición de portabilidad, de ser un espacio portable. Ese valor es importante en este mundo vertiginoso de hoy estar aquí y mañana allá. Nosotros fabricamos lo que es la vivienda en su totalidad, y lo que va variando son las terminaciones.

-¿En que uso social se enfocó cuando realizó la inversión inicial?

-Pensamos inicialmente en viviendas, oficinas, agroviviendas y hoteles. Tenemos un cliente que nos pidió para un complejo importante. Hice un estudio de mercado; elegí bien qué material convenía para cada producto, y todo lo que ve en este particular (modelo llevado al CPC) tiene un porqué. Trabajamos con un equipo que integra un reconocido profesional de diseño de interiores, una ingeniera y profesionales muy competitivos. Es que se llevan adelante proyectos a medida y muchas veces es necesario un mayor despliegue técnico y hay que hacer cálculos complejos.

Habla de alta calidad, portabilidad…¿Hay un valor en entregar llave en mano?

-Sí, hay un valor. Así como lo hay en los materiales de primera calidad como en la mano de obra calificada que permite construir con los mejores estándares. Hay dos líneas de producción. Una costumizada, a pedido y la otra de unidades disponibles en el sentido que son iguales. Por ejemplo, de esta, en la que estamos haciendo esta nota, que es hermosa y de primera calidad tengo reserva para entrega inmediata.

Perfil.

Julieta Gross es una empresaria sui generis. Joven, dinámica y locuaz en privado, se maneja en el mundo de las relaciones humanas con una fluidez poco común. Se reconoce muy activa, atenta, con mucho movimiento diario y con ganas de avanzar en todo lo que hace. Sin embargo cultiva un perfil bajo excesivo, para el gusto del periodismo. Casi no brinda notas, y si accedió a ésta fue porque el ámbito ayudaba. “No me gusta la exposición y no siento que sea un lugar donde me sienta cómoda”, expresa.

Se explaya sin problemas en el producto sin tabiques, e incluso se anima a decir que está “todo el tiempo mirando y escuchando la gente para ver dónde hay que desplegar el próximo proyecto empresario”.

El show room y oficinas están en Colastiné, sobre la Ruta 1 en la zona ribereña santafesina, conocida por sus quintas y complejos de esparcimiento.

-¿Es casualidad que haya elegido ubicarse en la Ruta 1, en Colastiné?

-No, porque este tipo de arquitectura se vincula también al ocio, a la quinta, a la infraestructura que se necesita para la pesca, la naturaleza, y también tiene que ver con eso. Si mi empresa le puede cerrar a alguien y a nosotros nos gusta, lo hacemos. Al que compra se le da una solución. No nos planteamos cuántos contenedores vamos a usar o vender, sino que ya sea una oficina, una agrovivienda, o un hotel, nosotros tenemos el concepto de satisfacción inicialmente. Todo ha cambiado mucho, tanto que hoy está considerado desde el primer momento adquirir un espacio como este. Mucha gente lo piensa para proyectos donde hay recursos humanos que trabajan en un lugar alejado y quiere cuidar su factor humano dándole oficinas o viviendas acordes.

-¿Cuál es el tiempo de entrega?

-Depende del producto. Hay algunos que tengo stock y es inmediato, otros tengo 30 días de mora, en obradores tengo 15 días y también dependerá de la complejidad del pedido del cliente. Dependerá de la línea.

-¿Está teniendo problemas con la importación de contenedores?

-Sí, hay un retraso de unos 15 a 20 días en las últimas semanas.

-¿Qué precio tiene un contenedor?

-Dependerá de las exigencias del pedido. Hay algunos que vienen con anafe, horno, televisión, cortinas, muy completo y tendrá su precio en función del pedido. Tratamos de tener una oferta personalizada en este sentido y por eso es muy difícil decir un precio estándar, porque siempre los pedidos tienen especificaciones y sostener un precio en el país actualmente no es fácil. El plus nuestro es que estamos logrando con la industria quitar el prejuicio del contenedor. Por eso hay una decisión de GrossTeiner de venderlo amoblado, para que el cliente lo veo como lo estás viendo vos y te enamores del espacio. Este tiene living comedor, cocina, baño, dormitorio en 30 metros cuadrados totalmente terminado.  Es el contenedor de 12 metros, y luego hay otro que es más chico, de 6 metros que tiene casi 15 metros cuadrados

-¿Cómo eligen los materiales?

-Las posibilidades son variadas. Hay para elegir plástico, madera, o lo que prefieras. Si me preguntás sobre cada elemento podría darte siete opciones para que elijas. La aislación técnica se la puede hacer doble. Este Premium tiene DVH, que son dobles y en sentido es una fortaleza. No le encuentro ninguna desventaja. En cuanto a seguridad se le pueden agregan alarmas y otros complementos.

-¿Cómo analiza el mercado teniendo en cuenta que hay varios jugadores en la región?

-Creo que cuando tenés un buen producto, sos abocada al trabajo no hay forma de que te vaya mal. Creo que esto se viene con todo. Creo que será una innovación en el mundo de la construcción en el corto plazo, y el plus de nuestra empresa es que podemos exhibirlo en esta muestra y genera mucho interés.

Edades.

-¿En qué segmento puede tener mayor impacto? ¿En los jóvenes, por ejemplo?

-Sí. Creo que los jóvenes será un segmento importante. Podríamos ubicar un rango en los 20 y los 40 años.

-¿El comprador lo hace provisoriamente o lo adquiere en forma definitiva?

-Definitiva. Las charlas que he tenido con la gente no lo ven como un bache. En ese rango lo ven como una segunda casa, como una casa quinta, para situación de emergencia, pero no algo efímero. En general el comprador viene con una idea vaga y cuando ve este diseño le gusta mucho. De modo que salvo que sea un proyecto que involucre más metros cuadrados o un uso muy específico optan por este que trajimos a la feria como muestra.

-¿Hasta cuántos pisos soporta un proyecto?

-Con los cálculos adecuados y el diseño de arquitectos e ingenieros hay proyectos que soportan tres pisos de contenedores, y realmente queda hermoso. Nosotros hicimos uno y en el último piso es como una especie de terraza. Esta arquitectura permite todo lo que sea habitable.

-Comprando el metro cuadrado en conteiner con el metro cuadro tradicional, ¿cuál es la diferencia?

-Allí dependerá del nivel de terminación y confort.