ENFOQUE PORTADA

Frigerio y Milei: la economía los une

Por Mg. Cr. Álvaro Gabás

A priori, y de acuerdo a los trascendidos oficiales, la economía entrerriana se va a subyugar a las políticas económicas de la Nación. Frigerio perdería su primera posibilidad de despegarse y diferenciarse de la crisis económica-social que se avizora. Lejos de continuar con los preceptos que lo llevaron a Gobernador electo, se suma al barco del ajuste fiscal, privatizaciones y caída del Producto Bruto Geográfico (PBG). Pierde la oportunidad de continuar con las políticas públicas de su antecesor, aquellas que fueron legitimadas por el pueblo entrerriano.

Bordet termina su mandato con una aprobación de gestión de gobierno, la misma que Frigerio hubiese podido aprovechar ante esa fuerza inercial y su propio peso político. Un estado presente, como garante ante las injusticias y hechos extraordinarios (Pandemia); el orden fiscal, la obra pública, el federalismo y respeto por las instituciones públicas, entre otras, fueron los pilares de 8 años de gestión. Cae de maduro, proseguir con la misma línea, sin sobresaltos, sin giros improvisados. La política nacional se impuso sin cuestionarse, sin ningún tipo de análisis, como por afinidad política.

Frigerio adelantó que reducirá la planta de funcionarios público a la mitad. Con un desconocimiento en el funcionamiento del estado, expresa un cercenamiento matemático sin ponderación técnica. Asimismo, el gasto político es mínimo respecto de la estructura provincial. Sin embargo, redunda en medidas populares como primer acto de gestión.

El gobernador electo, sigue expresando la incapacidad de pago de aguinaldos a nivel provincial. Vocifera falta de recursos, abre el paragua. Lo que está claro, es que Milei va a ajustar los fondos coparticipables y necesita un chivo expiatorio para los meses venideros. Enfrentarse al presidente, tendría consecuencias.

Siguiendo con la línea nacional, las privatizaciones de las empresas públicas, son eje de este nuevo camino. Frigerio lejos de quedarse atrás, ya apunta para la venta, la empresa de Energía de Entre Ríos S.A. (ENERSA), el Instituto Autárquico Provincial de Seguros de Entre Ríos (IAPSER) y Sistema de Crédito de Entre Ríos (SIDECREER). Vale aclarar, que todas estas empresas estatales son superavitarias. La privatización sería un dogma político más que económico.

Por último, el yugo nacional, prevé una estanflación por dos años. Es decir, depresión económica con inflación. Entre Ríos, nos escapa al contexto nacional. En efecto, la caída de la producción no sería una preocupación. Hasta el momento, no han manifestado políticas económicas para compensar, para mitigar o para fomentar el sector productivo ante la decisión del estado nacional.