AL DÍA PORTADA

Farer, preocupada por la educación

La vuelta a las aulas “debe ser un objetivo prioritario en la búsqueda de una real igualdad de oportunidades”, señaló la entidad presidida por José Colombatto. El formato de clases virtuales “deja afuera a miles y miles de estudiantes ya que excluye, discrimina, condena y es profundamente injusto”. Dos Florines

En una actitud poco frecuente entre las entidades que nuclean a los productores agropecuarios, la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer) salió a expresar su preocupación por la educación, puntualmente sobre cómo será este año, en el marco de la pandemia, el inicio de las clases en la provincia.

Para Farer resulta “imperioso” que se realicen todos los esfuerzos tendientes a recuperar la presencialidad en las escuelas entrerrianas. “En tiempos donde muchas veces se baja un discurso florido sobre reivindicaciones, derechos, inclusión y tantos otros términos que abonan un relato, hechos concretos de la realidad se dan de bruces con dicho entramado lingüístico-político y lo transforman, en muchos casos, sencillamente en cartón pintado”, señaló la entidad a través de un comunicado.

“De hecho, se puede gobernar de diversas formas: hablando y excusándose en el pasado, buscando soluciones sin importar la historia reciente, mirando al futuro, pero siempre se debe tener los pies sobre la tierra. Decía el genial Inodoro Pereyra, invención gráfica de Roberto Fontanarrosa, que era ‘difícil hablar del futuro cuando el presente está tan presente’”, agregó Farer.

La pandemia, añadió la entidad, “nos pegó un cachetazo en 2020 que en algunos aspectos fue demoledor. Independientemente del sanitario, que es el ítem que marca la cancha, las asimetrías que dejó el ciclo escolar debieran hacernos reflexionar y buscar mecanismos que dejen de ensanchar la brecha entre nuestros niños y jóvenes”.

“Ha quedado claro, más allá de los silencios y los maquillajes, que muchos alumnos del sistema educativo entrerriano perdieron el año escolar. Zonas rurales, islas y barrios pobres fueron los más perjudicados. En ese marco, urge que gremios y Gobierno provincial se reúnan para delinear las clases que se avecinan”, instó la entidad que preside el gualeguaychuense José Colombatto.

Sin obviar la cuestión sanitaria, “resulta imprescindible” que los chicos vuelvan a la presencialidad. De manera normal o bajo los mecanismos alternativos que puedan surgir, que los alumnos vayan a la escuela debiera ser uno de los temas que más importancia, ideas e interés ocupe en la agenda del Estado entrerriano”.

“Tenemos que hacernos cargo”.

La entidad considera que en este tema nadie puede hacerse el distraído. “Gobierno, legisladores, gremios, dirigentes, docentes, padres, todos, tenemos que hacernos cargo, en mayor o menor medida, de cómo resolvemos esta intrincada coyuntura”, porque “no es aceptable, de ninguna manera, que un país y una provincia con enormes desigualdades económico-sociales, que necesita imperiosamente de la mano de la educación, se den el lujo de planear un calendario escolar para los chicos con mayores ingresos y siga postergando a otros con menores recursos”.

La presencialidad es imprescindible.

Las clases virtuales, que pueden haber llegado para quedarse en algún sentido, según la mirada de Farer, “fueron una herramienta necesaria, pero en ningún caso puede ser la única. Este formato deja afuera a miles y miles de estudiantes ya que excluye, discrimina, condena y es profundamente injusto. La presencialidad es imprescindible”.

Por todo esto, “no puede pasar un día más sin que los principales actores comiencen a consensuar estrategias que desemboquen en una vuelta a las aulas. No hay nada más democratizador e igualador que la escuela, pero no en la mirada y la puesta en práctica como la vimos en 2020. Eso fue –tal vez producto de lo inédito de la situación– un ensayo que no podemos repetir. Hoy contamos con más experiencia y cierto tiempo para ser previsores. Sumar un año más sin aulas, para muchos puede ser más de dos años sin clases, puede ser la exclusión definitiva del sistema educativo y una hipoteca grande de su futuro”, concluyó la entidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *