AL DÍA PORTADA

El exceso de deuda de importadores sería menos de la mitad de lo estimado previamente

El BCRA brindó detalles del padrón de deuda comercial de importadores para el diagnóstico económico.

A través de la publicación de su Informe sobre Deuda Externa Privada, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) informó hoy un stock de deuda comercial de importadores de bienes y servicios de USD 53.365 millones, al 30 de septiembre de 2023 basado en el Relevamiento de Activos y Pasivos Externos (RAyPE) del BCRA.

Incorporando a este stock la diferencia entre lo importado y lo pagado en el mercado de cambios hasta el 12 de diciembre, la deuda de importadores de bienes y servicios habría alcanzado un total de USD 57.800 millones a esa fecha. De esta manera, desde el 31 de diciembre 2021 hasta el 12 de diciembre de 2023 se registró un incremento del stock de deuda de los importadores por USD 27.400 millones.

El 25 de enero 2024, el Ministerio de Economía dio a conocer los resultados del Padrón de Deuda Comercial por importaciones con Proveedores del Exterior en un comunicado conjunto con el BCRA. El Padrón registró un total de deudas netas por USD 42.600 millones, luego de descontar cerca de USD 8.500 millones que fueron declaradas canceladas sin acceso al mercado de cambios. Dicha medición refleja las deudas declaradas al 12 de diciembre 2023, previo al inicio de la actual gestión del Ejecutivo Nacional.

La mayor trasparencia y actualización de información provista por la Secretaría de Comercio sobre los montos de deuda externa comercial de los importadores son una noticia positiva en sí misma. El análisis de esta información representa otra buena noticia a fin de dimensionar los desafíos de la coyuntura económica y planear las respuestas adecuadas de política económica.

• En comparación con las estimaciones de deuda comercial basadas en los registros del BCRA (USD 57.800 millones al 12 de diciembre de 2023), el monto de deuda comercial registrada en el padrón de la Secretaría de Comercio (USD 42.600 millones al12 de diciembre 2023) sugiere que la carga financiera actual de deuda por importaciones de bienes y servicios sería de USD 15.200 millones menos de lo estimado en base a las fuentes disponibles con anterioridad.

• A su vez, se hace notar que del informe de BCRA se desprende que la deuda comercial de importadores normalmente oscila en torno a [USD 29.000 millones] (promedio para 2017-2021). Por lo tanto, la información actualizada obtenida a través del padrón de la Secretaría de Comercio (USD 42.600 millones) sugiere que la deuda comercial de importadores que excede el monto habitual con el cual opera la economía seria de aproximadamente USD 13.600 millones.

• Es decir, la demanda por moneda extranjera necesaria para normalizar la carga de deuda comercial de importadores resulta ser menos de la mitad (el 47%) de la que se estimaba (unos USD 28.800 millones) en base a las fuentes disponibles previas al padrón de la Secretaría de Comercio. Hacia adelante, la carga que representa el proceso de normalizar ese endeudamiento pesará fuertemente sobre los resultados de la balanza de pagos del país, pero la nueva estimación de la dimensión de la misma es una noticia positiva.

El problema del aumento en el endeudamiento externo comercial entre 2022-23 y su resolución a futuro

El aumento de deuda comercial durante 2022 y hasta 12 diciembre 2023 de USD 27.400 millones informado por el BCRA equivale a un alza de 90% en menos de dos años, y desconoce precedente histórico. Ese ritmo de endeudamiento se originó a partir de los incentivos desalineados del régimen cambiario vigente en ese periodo que, a través de la venta de reservas internacionales del BCRA, se orientó a preservar un tipo de cambio visiblemente atrasado en términos reales. Ante la demanda excesiva de importaciones por parte del sector privado la autoridad monetaria recurrió a la creciente imposición de restricciones de acceso al mercado libre de cambios para los importadores, impulsando de esta manera el incremento de la deuda comercial mencionado.

Este estado de deuda comercial del sector privado implica una potencial demanda extraordinaria de divisas hacia adelante y, por lo tanto, presenta un desafío de dimensiones extraordinarias para los objetivos del BCRA en el periodo actual. La situación constituye una amenaza a la estabilidad de pagos externos e internos del país. Ante la escasez de divisas, el BCRA ha establecido como prioridad avanzar decididamente en la resolución de esta situación por medio de subastas de nuevos instrumentos, BOPREAL. Estos instrumentos permiten a los importadores realizar, en un contexto de escasez de reservas internacionales del BCRA, una operación de cambios (al tipo de cambio hoy vigente) por el monto de su deuda con proveedores externos. Los importadores inscriptos en el padrón de deuda comercial de la Secretaría de Comercio han sido habilitados para suscribir las licitaciones de dichos instrumentos.