EMPRESAS PORTADA

De fábrica a shopping: los inversores ratificaron su decisión y le ponen fichas a 2024

En 2014 el anuncio fue tapa de Dos Florines. A casi una década, este sábado llegó su inauguración, con la premisa de cambiar la dinámica comercial de Paraná y la provincia. Su gerente reveló las expectativas en un complejo contexto nacionalNahuel Amore

En diciembre de 2014, durante la gestión de Blanca Osuna en la intendencia de Paraná, se anunció oficialmente la construcción del shopping en la exfábrica de fósforos de la ciudad, de la mano del grupo inversor Di Santo SA, de capitales rosarinos. Si bien el boceto original contemplaba un concepto integrado residencial y de oficinas –tal como publicó Dos Florines en su edición especial ese mes–, la iniciativa siguió en marcha con algunas modificaciones y recién este sábado 30 de septiembre, nueve años después, el centro comercial abrió sus puertas.

“Paso del Paraná” es la marca que los inversores le imprimieron a la estructura moderna que se levantó sobre las viejas naves abandonadas, donde no sólo funcionó la fábrica de fósforos sino también la de encendedores de plástico y hasta talleres de la escuela técnica. Totalmente renovado y en resguardo del patrimonio arquitectónico del lugar como lo establecía el acuerdo inicial, el shopping se levanta sobre un terreno de 14.700 m2, con una superficie cubierta de 29.500 m2, que ofrece hoy 88 locales comerciales, 10 gastronómicos y 30 stands, a la espera de que a fin de año comiencen las proyecciones audiovisuales en las salas de cine.

La inauguración se realizó con la presencia de Lucio Di Santo, de Micropack SA, el inversor que movilizó los engranajes de la industria de la construcción en la ciudad, acompañado del gobernador Gustavo Bordet, el intendente Adán Bahl y un nutrido grupo de autoridades provinciales y municipales que posaron para la foto en modo campaña. Seguidamente, hicieron el corte de cintas, el brindis y la apertura al público, que esperaba deseoso que el reloj marcara las 13 para poder recorrer vidrieras y degustar de comidas y tragos.

Considerábamos que esta ciudad necesitaba un shopping de esta envergadura, por eso la elegimos, y no nos equivocamos. Estamos muy contentos de haberla elegido y estamos convencidos de que va a ser un éxito”, destacó durante el acto el empresario, quien además señaló que “habilitar un shopping es muy difícil, complicado, tiene muchas requisitorias, y la orden que le dio el intendente a su equipo es que facilitemos porque Paraná necesitaba esta apertura”.

Expectativas

Juan Ignacio Moscariello, gerente general del emprendimiento, dialogó con DOS FLORINES y, desde la misma tónica, ratificó la decisión de invertir en la capital entrerriana, a pesar de los vaivenes económicos que caracterizan a la Argentina y de la idiosincrasia entrerriana. En ese sentido, trazó el movimiento que tendrá el shopping durante los próximos meses y anticipó que esperan una mayor dinámica comercial hacia el segundo semestre de 2024, cuando la espuma de la crisis económica y política haya bajado.

—¿Con qué expectativas abren las puertas del shopping, a sabiendas del contexto complejo en el que lo hacen?

—Las expectativas son buenísimas. Hace muchos años que estamos edificando; han pasado varios gobiernos. Eso generó muchas expectativas en la gente de Paraná y otras localidades aledañas que nos permite estimar una apertura exitosa.

—¿Cómo creen que se dará en esta primera etapa la afluencia de clientes? ¿Tienen una lectura del mercado?

—Al no haber un shopping en Paraná y Entre Ríos no podemos tener una lectura en base a estadísticas, pero lo que sí tenemos garantizado es un éxito total. Creo que los primeros meses la afluencia del público va a ser muy buena. Va a venir gente no sólo de Paraná, sino de ciudades aledañas, de Santa Fe y un poco más allá. Estamos seguros de que octubre va a ser así, en noviembre puede aflojar un poco, pero en diciembre se va a recuperar por las ventas navideñas. Además, para diciembre tenemos la expectativa de tener las salas de cine terminadas, lo cual renovaría un poco. Después, todo afloja durante las vacaciones por la falta de gente que se va, pero se recupera rápidamente a partir de marzo.

—Paraná y Entre Ríos no están acostumbrados a este modelo de negocios. ¿Creen que va a funcionar? ¿Cuál es el principal atractivo para sostener la demanda?

—En Rosario tenemos un modelo similar y funciona mucho el patio de comidas. Es algo que funciona de lunes a lunes y es lo que más tracciona hoy por hoy. Estimamos que con las marcas que estamos llevando y la propuesta gastronómica, este patio de comidas también va a ser un atractivo, en especial el local de Patagonia, que es hermoso y no he visto en Paraná algo semejante. Esa es una ficha que hemos apostado fuerte. Creemos que es algo distinto. También las salas de cine van a ser una bomba cuando estén listas.

Cine

“Paso del Paraná” contará con seis salas de cine a cargo de la cadena Las Tipas. El complejo tendrá salas con proyección laser, sonido dolby y butacas 4D. La capacidad combinada será de aproximadamente unas 1.200 butacas.

—¿Qué expectativas reales tienen respecto al cine, ante los cambios tan marcados en la industria cultural y los modos de consumo?

—El cine es como la gastronomía. Uno puede comer en su casa, pero le gusta salir a comer. No todos los días puede comer afuera, pero cuando puede, lo hace y lo disfruta. El problema que tiene el cine actualmente es que las plataformas se están adelantando cada vez más a los estrenos. Pero no deja de ser una salida linda. No es lo mismo ver una película en el cine que en la casa, sobre todo en un entorno como el shopping donde además de salir e ir al cine, tenés al paseo de compras, la salida para comer. Es una conjunción, no es solamente la película en sí. Personalmente creo que el atractivo del cine no se va a terminar nunca. A la gente que le gusta el cine, va a ver allí la película y no va a esperar 30 o 40 días a que esté en la plataforma. Nunca van a desaparecer, sino que al contrario. En Paraná creo que va a ser un éxito.

—¿Para cuándo las inauguran y por qué se demoraron más de lo previsto?

—Creemos que antes de fin de año van a estar listas. Están bastante avanzadas. Lo que sucede es que la obra gruesa está totalmente terminada, pero hemos tenido muchos problemas para importar toda la parte audiovisual, las butacas. Se ha demorado más ese tema que la obra sí.

Invertir en Paraná

—En este contexto económico y en una ciudad que históricamente ha sido reticente al impulso privado, ¿ratifican que estuvo bien hecha la inversión?

—Sí, totalmente. La economía argentina es cíclica. Tiene picos muy buenos y picos muy malos. Esta obra se empezó hace unos cuantos años, cuando a lo mejor el ciclo económico era muy bueno, luego pasó por un ciclo muy malo, luego se revirtió y ahora volvemos a tener un ciclo económico muy malo. Estimamos que para el segundo semestre de 2024 la economía va a volver a mejorar, si tenemos una buena cosecha, si se impulsan las exportaciones de litio y todos los minerales que puede haber y con un gobierno serio. Creemos que esta situación se va a revertir. Además, creemos firmemente que Entre Ríos merece un shopping, por la población que tiene, porque su poder adquisitivo es medio y nosotros le llevamos algo para todo público. Jamás nos arrepentiríamos de la inversión. Quedó un shopping muy lindo.

—¿Cómo ha sido la sinergia con el sector público para facilitar trámites y destrabar un sistema burocrático que muchas veces ralentiza las obras privadas?

—Desde el punto de vista empresarial, la mano que nos han dado al sector privado ha sido increíble. No hay nada que decir. Estuvieron siempre a disposición. Ellos también quieren esta apertura, al igual que nosotros. Hay una sinergia muy buena, tanto con los distintos gobernadores como los intendentes que han pasado. Todos estuvieron a favor de esta apertura y no nos han puesto trabas, lo cual en este país hasta se puede entender como un favor. Fue una relación muy buena y hubo apoyo para concretar la inversión.

Datos

El nuevo shopping cuenta con 88 locales comerciales, 30 stands, 10 locales gastronómicos para más de 500 personas, 351 cocheras cubiertas, 974 butacas distribuidas en las seis salas de cine, dos escaleras mecánicas y dos ascensores. Algunas marcas que desembarcaron son Grisino, SPY, Pato Pampa, Cerveza Patagonia, Kiricocho, Yagmour, Gianduia Gelatería, Chungo, Riiing, I47 Street, Bonafide, Honky Tonk, Las Juanas, Extra Large, Kevingston, Melocotón, D´Ricco, Cheeky, Crucijuegos, Zhoue, Las Tipas, entre otras.