EMPRESAS

Cuando la alimentación saludable es negocio

Green Salad intenta abrirse un espacio en el mercado gastronómico en el cual, con holgura y supremacía, predomina la comida rápida. La propuesta paranaense busca posicionar a la ensalada como una alternativa al clásico sándwich en el que todos caemos cuando el hambre apremia y el tiempo es tirano.

Juan Manuel Alzamendi

Desde hace varios años hemos visto la proliferación de dietéticas, establecimientos comerciales que se dedican a la venta de alimentos naturales y cereales “sueltos”, (por peso). Lejos de retraerse, el mercado de lo saludable continuó creciendo, mayor información por parte de los consumidores y más consciencia respecto de la importancia de una alimentación equilbrada, quizá son argumentos que expliquen la vigencia (y consolidación) de este tipo de establecimientos, aún cuando comer “mal”, resulta claramente más barato y más simple.

Advirtiendo esta tendencia, Adrián Berardino y Ariel Pesoa, los socios fundadores de Green Salad, vieron un espacio de vacancia en Paraná en donde, desde su perspectiva, estaba faltando un lugar que ofrezca comida saludable, a precios asequibles y que quede a mano del microcentro de la capital provincial, donde se emplaza buena parte de la administración pública, entidades bancarias, comercios, empresas y oficinas.

Ambos provienen, en cierto modo del sector de alimentos. Arián relacionado al sector de la distribución, y Ariel más ligado a lo gastronómico, a través del Instituto Gastronómico Internacional (IGI).

Hace varios años que, los ahora socios, son amigos y tras varias idas y vueltas que no quedaba en nada en concreto en la búsqueda de un emprendimiento para abordar conjuntamente, surgió Green Salad.

Entorno a esta idea, les resultó atractivo el perfil social del negocio, con la posibilidad de vender un producto con que se presente como una alternativa de alimentación saludable.

El negocio

Según sus propios titulares, el modelo de negocios de Green Salad puede definirse como “venta de comida saludable”, pero a su vez contempla varias otras cosas, es comida por peso, ofrece menús elaborados y alternativas para celíacos.

Ariel afirma que “esa versatilidad, nos da un abanico amplio para incorporar otros productos y de hecho incorporamos el sushi actualmente, que es un tipo de comida que entra en el ámbito de lo saludable por el tipo de los ingredientes que se utilizan y por la manera de cocción de los alimentos. También vamos viendo y probando lo que más le gusta a la gente”, acota.

Por su parte, en relación a la propuesta de valor del emprendimiento,  Adrian explica que “

la idea de este negocio no es que sea una moda, sino que apuntamos a crear una conciencia acerca de la necesidad de comer sano; por eso apuntamos a la comida saludable. El propósito es poder mostrarle a la gente que se puede comer rico y sano sin dejar de comer algunos alimentos como la carne o cerdo”.

Según señalan, apuntan más bien a reforzar una una pauta cultural en torno a la alimentación: “No pretendemos que la población erradique de su menú ciertas comidas como la pizza o las empanadas. Se puede ir a una cadena de comida rápida de vez en cuando, pero sin olvidarse de que tiene que existir un equilibrio en esa semana en cuanto a la alimentación y no que las comidas rápidas sena lo único en esa dieta”, explican .

Alternativa saludable

El local está instalado en un punto neurálgico rodeado de oficinas del ámbito público y privado. Gran parte de su clientela (fundamentalmente femenina, pero que a lo largo de sus tres meses de vida fue resultando más permeable a ambos sexos), es gente que tiene su lugar de trabajo cerca y ve en Green Salad una alternativa saludable y práctica a “lo de siempre”. Como negocio, afirman sus propietarios que, más allá de la rentabilidad,  apuntan a inculcarle a la población que se puede comer de forma saludable.

“La variedad de productos que nosotros tenemos está orientado a eso, hay gente que si por ahí tiene que ir a la verdulería, comprar tres o cuatro cosas mínimo para hacer la ensalada, disponer del tiempo que implica preparar las verduras y vegetales, (con sus diferentes tiempos de cocción y preparación), quizá le resulta inviable y termina cayendo en un sandwich. Entonces, nosotros le ahorramos tiempo”, argumenta Pesoa, a la vez que destaca que la comida que ofrecen está cocidas al vapor, al horno o hervida, según el caso.

“Lleva tiempo comer sano, entonces en Green Salad tienes la opción de poder acceder a variedad de comidas a un precio accesible, con productos de estación y en la medida de lo posible provenientes de productores y proveedores locales y de la zona”, redondea.

Mercado

A la hora de segmentar el público al cual está dirigido el negocio, Berardino prefiere no obturar la mira: “nosotros queremos incluir a toda la población”, afirma y explica que, por ejemplo “por las devoluciones recibidas la comunidad celíaca está muy contenta con la propuesta, como también la gente vegana y por supuesto el resto de la población que le gusta comer un poco de pollo, cerdo o un plato del día que también incluya carne vacuna.

La idea no era dejar a nadie afuera, el negocio está pensado teniendo en cuenta esto, incluso son alimentos aptos para gente hipertensa, ya que tienen bajo contenido en sodio”.

En donde también procuraron abarcar un amplio espectro fue en lo relacionado con capacidades económicas de sus potenciales clientes.

Los emprendedores remarcaron este aspecto subrayaron que, “de repente hay una persona que se puede hacer una ensalada por 35 pesos y se va contenta”.

Metodología

A la hora de comprar en Green Salad hay tres modalidades: un plato del día que generalmente amplía la fronteras de las ensaladas y contempla propuestas como el sushi, por ejemplo; el menú promocional o directamente la venta de comida por peso.

En el exhibidor hay dos sectores de verduras y legumbres y que tienen dos precios diferenciados en función de los precios de costo de cada producto y el cliente tiene la posibilidad de combinar ambos sectores o elegir de un sector y paga en función del peso de la comida seleccionada.

Por otra parte, el menú está constituido por cuatro ingredientes: tres del sector más económico y uno del otro y la combinación queda librada a elección del cliente.

Una vez seleccionada la comida, como un servicio incluido, se pueden agregar aderezos, sal, pimienta, vinagre, limón u otros; e incluso se puede optar por llevar cubiertos descartables.

Objetivos

Según señalan sus propietarios, Green Salad está proyectado en dos etapas, en lo que tiene que ver con la venta al público y con la venta corporativa. Respecto a esta segunda fase, piensan en la elaboración de ensaladas envasadas y congelados destinadas a empresas y organizaciones. “Sería como una segunda etapa dentro de la misma unidad de negocio” señala Pesoa, mientras que Berardino precisa que es “un objetivo a mediano plazo y estamos hablando a un año; en 2018 intentaremos avanzar con este tapa”.

Los emprendedores detallaron que al momento de pensar en un negocio de esta característica, se analizan todas las variables “una de las premisas era ubicar a Green Salad en la zona céntrica y, de hecho, estamos evaluando que a futuro posiblemente necesitemos al menos un local más aquí en Paraná”, adelantó Pesoa.

“La ubicación es clave, en función de la localización de la administración pública la policía bancos bufet de abogados etc. Eso fue uno de los  primeros factores que tuvimos en cuenta y claramente al momento de buscar expandir el negocio también necesariamente vamos a tener que hacer énfasis en esto, ante la posibilidad de abrir en otra ciudades” señalaron.

Si bien la idea de franquiciar es algo que siempre está presente en casi todo tipo de emprendimiento escalable, desde Green Salad todavía no lo analizan para el corto plazo. No obstante, reconocen que pensaron en esa oportunidad desde el primer momento. “Previo eso tenemos que estandarizar una cantidad de procesos que nos permitan hacerlo bien”, señalan.

Durante estos primeros tres meses en el mercado procuraron avanzar con el posicionamiento “no sólo a través del servicio que brindamos y nuestros productos, sino también desde la comunicación, tratar de que la gente nos conozca cada día más y mejor”afirman.

Llegar a más gente y posicionar la marca seguirá siendo el objetivo durante los próximos meses, en principio en Paraná y luego la madurez del negocio irá marcando el ritmo.

Para apuntar

Dirección: Corrientes 162, (Paraná)

Tel.: 0343 407-3960

www.greensalad.com.ar

Facebook e Instagram: Green Salad @GreenSaladParana

 

 

Deja un comentario