AL DÍA PORTADA

Actualizaron topes de facturación de pequeñas y medianas empresas

Mediante la Resolución 2024-30-APN, se actualizaron los topes de facturación que determinan qué empresas se encuadran dentro del Registro MiPyME. Dos Florines

La Secretaría de Industria y Desarrollo Productivo del Ministerio de Economía de la Nación actualizó los topes de facturación que determinan qué empresas se encuadran dentro del Registro MiPyME. Las nuevas categorías entrarán en vigencia a partir del 1° de abril.

A través de la Resolución 30/2024 publicada este miércoles en el Boletín Oficial, se actualizaron los montos máximos de facturación en todos los sectores y tramos.

La medida se lleva adelante una vez al año. Tiene como objetivo garantizar que ninguna micro, pequeña y mediana empresa que no haya aumentado su volumen real de ventas quede fuera de los beneficios que otorga el Registro MiPyME. 

Con esta renovación se garantiza que las micro, pequeñas y medianas empresas continúen con las ventajas que otorga el certificado MiPyME, entre los que se incluyen beneficios impositivos y previsionales, avales de Sociedades de Garantías Recíprocas (SGR) y otros.

Actualmente 1.758.722 de personas humanas y jurídicas cuentan con el certificado MiPyME vigente, de las cuales 424.275 son empleadores que generaron 4.005.994 puestos de trabajo en 2023.

Los topes de ventas anuales que comienzan a regir a partir del 1° de abril del 2024 son: Límites de ventas totales anuales expresados en pesos ($).

Esta actualización permite que las empresas que hayan mantenido el nivel de actividad no sufran modificaciones por efecto de la inflación. Si bien los topes de facturación para mantener la condición de MiPyME se actualizan tomando la evolución de precios del último año, la facturación es un promedio de los últimos tres ejercicios fiscales, a moneda de cada año, por lo que a mayor inflación en el último año respecto de los anteriores, menor es la probabilidad de que una MiPyME pierda su categoría.

Este procedimiento, confeccionado conjuntamente con la CEPAL, se utiliza desde el año 2017, y le permite al Gobierno Nacional adaptar los topes de ventas anuales según la variación interanual del Índice de Precios Implícitos del Producto Interno Bruto (IPI) que elabora el INDEC.

Dicho índice refleja la dinámica productiva de las empresas, a la vez que permite una desagregación sectorial de la variación de precios. La variación interanual se calcula tomando como referencia el cuarto trimestre de 2023 con respecto al mismo período de 2022.