ENFOQUE PORTADA

Ucrania y el BCRA nos marcan el paso de los precios y la gestión

Por Hernan Fernandez Martinez – Director de Comercialización Granaria AgroEducación //

Avanza este disruptivo 2022 sin dar tregua. Mientras Justin Trudeau y Jode Biden, procuran expulsar a Rusia del G20, Marine Le pen y Emanuel Macron van a segunda vuelta en Francia, un país que junto con Alemania vienen siendo ancla de la estabilidad de la Unión Europea y la posibilidad de que la extremista que compite con el actual presidente de Francia agrega complejidad al contexto europeo.

En simultáneo con estos hechos que agregan oscuridad el futuro mediato, el presidente Putin ha designado a Alexander Dvornikov, conocido como “El carnicero de Siria”, para arrasar con Ucrania. En este contexto el entorno macroeconómico argentino no se queda atrás en términos de incertidumbre, lo cual nos obliga a barajar y dar de vuelta cada semana. Por eso que más que nunca venimos trabajando en gestión de compras 22-23 y ventas/coberturas 21-22, como pocas veces nos ha tocado durante los largos años que llevamos acompañando empresarios agrícolas en la toma de decisiones por todo el país.

Es agradable observar que cada vez son más y de todas las edades y escalas los productores que internalizan el hecho de que “los comentarios de la mesa de café no pagan vencimientos”. Cada vez son más los que le suman pragmatismo, orden y disciplina a la gestión comercial y financiera entendiendo a estos tres factores como condiciones indispensables para subsistir y hasta progresar en este escenario que se complejiza campaña tras campaña. En las decisiones a tiempo, aparece la calma y la paz interior y la claridad conceptual para poder planificar y ejecutar con mente fría, sin que las turbulencias durante el vuelo hagan perder el rumbo al piloto de las empresas agrícolas.

Hecha esta introducción vamos a los hechos:

Ucrania.

Dejando por un momento de lado los temas geopolíticos y humanitarios debemos enfocarnos, desde nuestro lugar, en 2 temas centrales que marcarán la agenda de este 2022 en el mercado de granos del mundo como consecuencia de la guerra en el Mar Negro que arrancó con la invasión de Rusia a Ucrania el pasado 24 de febrero. El factor “Producción” y el factor “Logística”. En este comienzo de primavera en el hemisferio norte hemos entrado como todos los años en la ventana de siembra de cultivos de verano en Ucrania y de más está decir que no están dadas las mejores condiciones para transitar por las rutas transportando semillas, fertilizantes y/o gasoil, insumos básicos para el inicio de campaña en cualquier región agrícola del planeta.

Profundizando un poco en la geografía ucraniana vale decir que Rusia ha logrado abrir, bombardeos mediante, un corredor por tierra desde la península de Crimea, sobre el Mar negro en el sur de Ucrania, hacia el norte y el este, pasando por los Oblast (provincias) de Jerson, Zaporiyia, Donetsk y Lugansk; este último lindante con la frontera oeste de Rusia. Yendo al punto, este corredor involucra, además del puerto de Mariupol, sobre el Mar de Azov, en las provincias detalladas al 19% de la producción nacional de Girasol y el 21% de la producción nacional de Trigo.

Claro que no significa que no se vaya a sembrar nada, pero sin dudas siembra un enorme interrogante sobre la superficie final por sembrarse en aquel país, variable que debemos seguir muy de cerca. Recuerden que Ucrania, significa el 50,00% del Aceite de Girasol que se comercializa en el planeta, el 16,00 % del Maíz y el 12,00% del Trigo.

El otro Gran punto a observar es el estado de las instalaciones del complejo portuario de Odessa, de donde sale más del 90,00% de los embarques de Granos y subproductos de Ucrania; motivo por el cual se la llama la “Perla del Mar Negro” a la ciudad homónima. Hasta el momento no ha habido grandes daños a las instalaciones del puerto como si sucedió con algunos otros puntos relevantes de la ciudad, pero el flujo de embarques desde ese punto estratégico es otro factor a seguir muy de cerca por estos días y hasta que finalmente termine la guerra.

Por el momento, el USDA a través de su reporte de Oferta y Demanda del mes de abril que conocimos la semana pasada, comenzó con algunos recortes a las exportaciones desde Ucrania, del mes de marzo al reporte de abril; 800.000 toneladas menos de Aceite de Girasol pasando de 5,75 a 4,95; 4,50 millones de toneladas menos en Maíz, de 27,50 a 23,00 y 1 millón de toneladas menos en Trigo, de 20 a 19. En resumen, mientras continúe esta trágica aventura del presidente Putin debemos observar con atención lo que ocurra con el avance de siembras y con el complejo portuario de Odessa, dos factores que podrían continuar pateando el tablero del comercio de los productos involucrados; sobre los cuales los compradores tradicionales ya están buscando orígenes alternativos y esto nos ha favorecido y podría seguir haciéndolo en términos de precios.    

Banco Central.

La entidad monetaria viene haciendo, desde su lugar, lo que la Argentina comprometió con el FMI desde el ámbito de la Política Cambiaria y de Tasas de Interés. Esto es mantener un tipo de cambio real competitivo, dicho en criollo, acelerar el paso del dólar Mayorista (referencia para pesificación de los Granos) a un ritmo cercano al de los precios de la economía (Inflación) y lograr Tasas de Interés reales positivas, esto es arriba de la inflación. En ambos casos y desde enero parece ir rumbo a esos destinos. Desde enero 22 elevó tres veces la tasa de Interés de referencia, una por mes, del 38,00% al 40,00% en enero, al 42,50% en febrero y al 44,50% en marzo. Del mismo modo, el dólar mayorista (Divisas), pasó de navegar al 1,30% mensual en diciembre 21, al 2,20% en enero 22, 2,30% en febrero 22 y 3,30% en marzo 22. Mientras que en abril 22 viene navegando a una velocidad cercana al 4,00% mensual, es decir 60% anualizado. Y estamos a la espera del reporte del Índice de Precios el Consumidor de marzo 22 que será publicado este miércoles y cuyo guarismo se estima en el orden del 6,00%.

Gestión.

Ustedes saben que nunca es nuestra intención desde estas líneas aburrir con temas macroeconómicos que parecen no tener nada que ver con el negocio agrícola, pero en términos de Gestión Financiera de las empresas agrícolas argentinas el valor del dólar mayorista es una variable esencial. Variable que en nuestro país pendula sin lógica previsible la mayoría de las veces, pero con enorme impacto sobre el negocio agrícola local. Y lo hace según la intención de la autoridad de turno; entre el estancamiento y la disparada, como en 2014 con Kicillof en el Ministerio de Economía, quien lo llevó de $6,29 a $8,00 en un día (el 29/01/2014) y luego casi lo congeló para terminar el año en $8,55.

Pues en la actualidad, aunque veremos por cuanto tiempo, mientras se respete lo comprometido con el FMI, se viene acelerando, acercándose al ritmo de Inflación; y lo más importante, con una lógica previsible. Por todo esto es que venimos planteando y trabajando con muchos clientes en la pesificación de las compras, con plazos de créditos lo más largos posibles a tasas fijas en pesos inferiores al ritmo de devaluación observado y esperado. Y al momento, aquellos créditos tomados de esa manera ya están agregando valor. Claro que la tasa de interés actual ya ha subido, pero es esperable que lo siga haciendo y también el ritmo de devaluación en tanto y en cuanto se mantenga el respeto por lo comprometido con la entidad financiera global. En definitiva, tomar datos macroeconómicos como insumo para luego tomar decisiones en la microeconomía de las empresas, es lo que amerita hacer y cada vez más empresarios agrícolas, de todas las regiones y escalas lo vienen haciendo.  A seguir pesificando las compras y procurar postergar la pesificación de las ventas. ¡En buena hora los que ya lo hicieron!