AL DÍA PORTADA

Tres semanas sin lluvias impactaron en los suelos de Entre Ríos: el campo necesita 80 mm

La Bolsa de Cereales de Entre Ríos advierte, en un nuevo informe, señala que hay mejores pronósticos de precipitaciones para el lunes y martes de la semana que viene. Dos Florines

Con la transición intermensual y la primera semana de febrero ya transitadas, se alcanzan casi tres semanas donde la oferta de agua ha sido nula. Obviamente esto debe reflejarse a campo en un retroceso generalizado de las reservas. La solución del modelo de balance hídrico calculado a las 9hs de ayer se muestra en el mapa.

Algunas zonas del sur aún resisten sin caer en sequía, pero se está lejos de poder decir que el presente escenario es inocuo para el estado de los cultivos. Posiblemente entre las lluvias acopiadas a mediados de mes y las temperaturas más benévolas que se mantuvieron hasta el comienzo de la última semana de enero, se haya logrado mayor eficiencia a la hora de conservar la humedad. No obstante, consideran que es muy difícil transitar sin lluvias tres semanas en esta época del año, sin generar una contraparte negativa para el progreso de los cultivos.

La situación es mejor que la de años anteriores, pero es perentorio que se validen los pronósticos que muestran la finalización de la ola de calor, que los cultivos encuentren el descanso térmico nocturno y que al menos de manera modesta, comiencen a llegar algunos auxilios pluviales.

Pronóstico de lluvias

En particular sobre este cambio de patrón meteorológico, se indica que hay que tener un poco de paciencia con los volúmenes pluviales. Posiblemente entre viernes y sábado, los totales no sean demasiado generosos y lo que más se note es la mezcla de masas de aire y un progresivo alivio en las temperaturas. Las expectativas para recibir lluvias de mayor peso llegan para el lunes.

Posiblemente entre lunes y martes se tenga un evento de gran cobertura y con milimetrajes acordes a la demanda de los cultivos en gran parte de la provincia. Para cuantificar la demanda de agua a gran escala en el territorio provincial, el piso de lluvias necesario para que las reservas recuperen niveles adecuados ronda los 80 milímetros. Es prematuro asegurar que esta demanda será satisfecha, pero el cambio se está configurando.