AL DÍA PORTADA

Retrocedieron las reservas hídricas en Entre Ríos, pero todavía no genera preocupación

Para la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, era esperable que sucediera esta situación y no cambia una tendencia estructural. Las temperaturas de noche generan alivio.

Luego de otra semana sin lluvias en el centro sur de la provincia, las reservas de humedad siguen retrocediendo. Para la entidad, esta respuesta es lógica ante una oferta de agua que se cortó casi por completo hace más de quince días. Los cultivos disponen de algunas reservas, pero por lo pronto, el aliado más firme es que el ambiente no genera condiciones de estrés térmico, sobre todo porque las temperaturas descienden en forma favorable durante la noche. Estas mismas condiciones con una ola de calor, podrían traducirse en una situación de mayor complejidad.

De acuerdo a lo que vimos del pronóstico de corto plazo, no se esperan auxilios perentorios, sin embargo, se perfila una situación para la segunda quincena de enero que puede reproducir lo visto en la primera quincena de diciembre, donde las lluvias abundantes afectaron gran parte de la provincia y del centro de Santa Fe. Este será un momento clave de la campaña y tendremos que monitorearlo de cerca, se indica.

Tendencia

Respecto de la tendencia a largo plazo y de las condiciones de escala planetaria y en particular del indicador ENSO, no se presentan cambios significativos para lo que resta del desarrollo del semestre cálido. El fenómeno de El Niño seguirá instalado, lo cual representa un forzante positivo que debería mantener la señal positiva en las precipitaciones sobre gran parte de las zonas productivas del país. Posiblemente se mantendrán los máximos más importantes en el litoral y la Mesopotamia, aunque es difícil de definir la persistencia de la ubicación de los epicentros.

En la transición interanual, la circulación de aire volvió a parecerse a la que se mostraba en la primera parte de la primavera. Si bien las lluvias han mermado en frecuencia y volumen, esto no se perfila como estructural, algo que es bien distinto a lo que ocurría en septiembre y comienzos de octubre. La diferencia la hace la consistente circulación de humedad en niveles medios, favorecida por El Niño.