AL DÍA PORTADA

Persisten los suelos saturados en Entre Ríos, pero prevén mejores condiciones para la siembra de la fina

Desde la Bolsa de Cereales de Entre Ríos elaboraron un nuevo informe sobre la humedad de los suelos en la provincia, en el que advierten por la sobreoferta. ¿Qué pasará con las lluvias la semana próxima? Dos Florines

A pesar de que las lluvias no han sido abundantes, las condiciones de los suelos cercanos a la saturación, no necesitan demasiado para seguir mostrando una condición sobrada. El tránsito de nubosidad baja y la humedad de la capa baja de la atmosfera no ha ayudado demasiado al oreado de los suelos de la provincia.

Imagen 1

Según la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, la sobreoferta pluvial viene cediendo y esto se va reflejando en una mejora en la condición de piso. De a poco van mejorando las condiciones de transitabiliad en caminos rurales y se va recuperando ritmo en las labores de cosecha.

Con las novedades positivas en el mercado de trigo y la condición actual de humedad de los suelos, se debería converger en un escenario que podría aumentar el área de la fina.

Imagen 2

En términos meteorológicos, la evolución del clima en el mediano plazo estará marcada por el posicionamiento de aire frío, lo cual consolidará la merma en la oferta de agua. Es decir, estiman que las condiciones con la que se encararán los trabajos de siembra de la fina serán ostensiblemente mejores, que las que se impusieron para la cosecha de la gruesa.

Precipitaciones en Entre Ríos

Por estos días, las precipitaciones quedan estacionarias en sectores del norte de la Mesopotamia. La llegada de aire frío consolida la retracción del aire con mayor carga de humedad a posiciones tropicales, nada que se aleje del comportamiento climático.

Imagen 3

En las jornadas subsiguientes se podrá tener tránsito de alguna nubosidad por el fortalecimiento progresivo de la circulación de aire del sector sur.

No se esperan lluvias en el territorio entrerriano al menos hasta el martes o miércoles de la semana próxima. Las mismas de confirmarse, no parecen tener un potencial importante para alcanzar volúmenes que generen riesgo.

Ya se vuelven lluvias de mantenimiento de humedad superficial que incluso pueden considerarse como favorables a la hora de definir las estrategias agronómicas para los cultivos de invierno. Con el actual nivel de humedad la demanda de agua para el trimestre frío será limitada.