AL DÍA PORTADA

En Paraná, Redrado anticipó que en 2023 “vamos a caminar por una cornisa”

El economista advirtió por el “riesgo cambiario e inflacionario” que repercutirán en el nivel de actividad en las empresas. Frente a los industriales, planteó la necesidad de “un proyecto nacional que esté dado desde los distintos sectores productivos”. Nahuel Amore

Martín Redrado estuvo este viernes en Paraná, en el marco de la XVIII Jornada de la Industria que organizó la Unión Industrial de Entre Ríos (UIER). Ante un auditorio repleto, el economista puso el foco en los desafíos que tiene la Argentina, de cara primeramente al escenario político de 2023 y, luego, con vistas hacia los próximos cinco años a partir de un “proyecto nacional”.

Imagen 1

“Vamos a estar caminando por una cornisa”, sintetizó al cierre de su exposición, en relación a las dificultades que atraviesa el país y que se complejizarán el año próximo. Sobre este punto, marcó que la Argentina se enfrenta a un riesgo cambiario, riesgo inflacionario y riesgo de caída de la actividad que impactarán en la toma de decisiones. Al respecto, alertó por la caída del consumo y las respectivas previsiones que tendrán que hacer las empresas. “2023 va a ser un año de bajo crecimiento y con alta inflación”, anticipó.

Redrado no dejó de plantear que pese a este panorama existen oportunidades y, por ello, llamó a los empresarios, sobre todo las pymes, a trabajar de manera colectiva en las cámaras empresarias, hacia dentro de las empresas y manteniendo una “agenda defensiva” frente a las variables macroeconómicas. En otras palabras, cubrirse de los riesgos. Para ello, entre otras cosas, les propuso realizar un cálculo industria por industria del consumo de divisas mes a mes, atendiendo a los desafíos de generación de divisas existentes y las advertencias por un posible freno de la actividad.

Imagen 2

“Ustedes también tienen una responsabilidad. Hay que salir del rol simplemente del empresario que produce; hay que salir fuera de la caja para poder persuadir a nuestra dirigencia política y en general para tener un proyecto de país”, enfatizó en un tramo de su discurso.

“El tren para por el andén de Argentina”, afirmó también, con optimismo, el expresidente del Banco Central en relación a las potencialidades sectoriales. Para ello, consideró clave “proponer proyectos nacionales que se puedan trabajar con todos los problemas de la Argentina para combatir la pobreza y la desigualdad”. “El año que viene es un año de oportunidades, espero que no lo perdamos”, acotó.

Imagen 3
Martín Redrado dio cierra a la XVIII Jornada de la Industria de la UIER

Proyecto nacional

Redrado reconoció que hay sectores industriales que muestran indicadores positivos en estos últimos años y dijo que se trata de una “foto optimista del país”. “Hay un presente de recuperación, pero hay una crisis de confianza. Argentina vive una crisis de confianza”, cuestionó, al tiempo que consideró que “los empresarios son los accionistas permanentes de la Argentina” y destacó la constante vocación por invertir, a diferencia de la política que “alquila el poder”.

Por ello, de cara a lo que se viene, insistió que “a la Argentina le falta un proyecto nacional que esté dado también desde los distintos sectores productores”. “No puede haber un proyecto que surja desde la política. La política vive de las encuestas, del día a día”, sostuvo.

En sus conceptos, profundizó sobre la necesaria integridad que deben tener estas propuestas e invitó a “pensar un proyecto que nos pueda incluir a todos”. En esa línea, alertó que ello resulta fundamental debido a que el país sigue manteniendo el mismo ingreso per cápita, se registra una caída por quinto año del salario real y sigue creciendo la informalidad.

“¿Qué condiciones prácticas debe haber para salir de la crisis de confianza?”, se preguntó ante los industriales entrerrianos, y ratificó su postura de que es fundamental construir “un proyecto nacional no sólo económico, sino también social y educativo, con una visión integral”.

Martín Redrado compartió panel con Diego Coatz y Gabriel Weidmann

Qué hacer

Para el disertante, la Argentina necesita un plan de estabilización que equilibre todas las distorsiones que tienen los precios relativos, tanto del valor del tipo de cambio, como de las tarifas, los servicios y los productos. “Uno de los principales ejes que debe tener un proyecto nacional es un proyecto de estabilización con uno de crecimiento”, afirmó.

En relación a su propuesta, consideró que “no sólo alcanza con planes e integralidad de los equipos, sino que la recuperación de la confianza es tener leyes que lo sustenten” y que marquen “un sentido de rumbo a la sociedad”.

Según enumeró, en relación a las normas necesarias que deben pasar por el Congreso, primero es necesario una “ley de estabilidad monetaria donde el Banco Central debe tener independencia”. Pidió que el Banco central deje de financiar al Tesoro y propuso “que sirva para financiar a los sectores productivos”. Agregó que es necesario un programa monetario y que los funcionarios rindan cuentas trimestralmente para poder recuperar la confianza.

Para Redrado, esa iniciativa debe complementarse con una ley de estabilidad macroeconómica que ponga sobre la mesa “qué hacemos con el gasto público”. En este punto, señaló que hay que “desindexar el gasto público a cinco años”.

En segundo lugar, propuso una ley de capitalización de la deuda. Opinó que se trata de una “pesada deuda que genera incertidumbre en pesos y dólares”. En este párrafo, aprovechó para promover una “modernización impositiva”. “Argentina no puede trabajar con este nivel de impuestos”, aseguró, e hizo un llamado de unificación tributaria entre la Nación, la provincia y los municipios. “Argentina tiene que simplificar su base tributaria para ampliarla, con más argentinos que paguemos menos impuestos”, expresó.

En otro orden, aseveró que hay que añadir una ley de impulso a las exportaciones, con “retenciones cero para todas las empresas que aumentan las unidades vendidas a la promulgación de esta ley”. En este punto, dijo que deben estar comprendidos el agro, la industria, los servicios, los combustibles, entre otros sectores generadores de divisas.

Redrado también planteó necesaria una ley federal de infraestructura. “Argentina necesita integrarse productivamente a través de las principales obras terrestres, férreas y con transporte multimodal como vía para integrarnos con el resto del mundo”, manifestó, al tiempo que se explayó sobre la integración física y financiera de Argentina con Brasil como modo para mejorar la inserción en los mercados internacionales.