AL DÍA SHOWROOM INMOBILIARIO

Un merecido reconocimiento

La familia que integra el Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Entre Ríos hoy tiene un motivo para brindar homenaje y reconocimiento a María Magdalena Benítez de Armándola, una de sus pioneras e ineludible ejemplo de vida. Carlos Marcelo Pintos

Soy un convencido que los homenajes y reconocimientos se deben dar en vida, lo aprendí luego de leer un hermoso poema titulado “En vida, hermano. En vida”.

Sin embargo, la vida no siempre nos da esa posibilidad, porque las urgencias del quehacer cotidiano no nos permite ver lo relevante que nos sucede a nuestro alrededor, o bien no suponemos que a quienes admiramos o merecen nuestro reconocimiento se alejen de nosotros de modo tan súbita.

Y este es el caso de la colega y amiga María Magdalena Benítez de Armándola, conocida entre sus más allegados como “Muke”.

Una mujer singular. Esposa, madre y profesional abnegada.

Luchadora, como pocas, junto a su compañero de vida José María Armándola, por reafirmar que la fuerza de toda sociedad es la unión de la familia y la realización de cada uno de sus integrantes como seres útiles y necesarios en la construcción de un mañana mejor.

Con un temple y una fortaleza inusitada, trabajó denodadamente para alcanzar, junto a sus colegas corredores inmobiliarios, un objetivo muy preciado: la colegiación de la profesión.

Estuvo en la primera línea, codo a codo con José María Armándola, su esposo, en interminables reuniones, agotadoras gestiones y viajando cientos y miles de kilómetros para que el sector sea escuchado, valorado y, finalmente, jerarquizado,

Su condición de mujer no fue óbice para hacerse escuchar o sostener su opinión con dignidad y fortaleza.
Y desde el primer día en que se conformó el Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Entre Ríos no perdió oportunidad de aportar su tiempo, su esfuerzo y sus ideas para contribuir en su crecimiento y desarrollo.

Todos los matriculados a lo largo ancho de la provincia le debemos ese esfuerzo, esa abnegación, esa entrega.
Pero no pudimos darle ese reconocimiento a tiempo. En vida, porque el 21 de marzo pasado nos dejó, de modo casi súbito.

Hoy se cumple el primer mes de su partida a la eternidad. Hoy, los corredores inmobiliarios entrerrianos dimensionamos el vacío que quedó.

Hoy nos damos cuenta cuánto valor tiene, aún en el silencio, lo que se puede aportar por el bien de la familia, las instituciones y la sociedad al poner la mirada en el ejemplo que nos dejó “Muke”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *