AL DÍA PORTADA

Cupos, comisiones y rentabilidad definen la compleja agenda de los estacioneros que se reúnen en Paraná

La Cámara de Estaciones de Combustibles y Anexos de Entre Ríos entidad que nuclea más de 230 empresas expendedoras Pymes o familiares- será anfitrión de un encuentro nacional clave que desplegará la confederación nacional en Paraná. DOS FLORINES conversó con Mario Amado, titular de la representación entrerriana, quien asegura que aún hay problemas de suministro, que las comisiones rondan el 8 % y que la gran mayoría trabaja hoy con una rentabilidad por debajo de lo deseado. Gustavo Sánchez Romero

Los representantes nacionales de las más de 4000 estaciones de servicio de tiene la Argentina expandidas en todo el territorio, se congregarán este jueves 15 de septiembre en el hotel Howard Jhonson Mayorazgo de Paraná. Lo hacen en el marco de las salidas que, regularmente, la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha) realiza por distintas ciudades del país y lo hacen con una agenda cargada y compleja donde predominan temas como cupos de abastecimiento que aún sufren muchas de ellas en el país, las comisiones que las refinadoras le pagan a cada expendedor y que termina impactando en la rentabilidad de la empresa.

Imagen 1

En Entre Ríos, con más de 230 socios, la mayoría forma parte de la definición de Pymes o gestión familiar, y los problemas están agudizados. En este contexto, la Cámara de Estaciones de Combustibles y Anexos de Entre Ríos (Cecaer) será la anfitriona del evento que congregará unos 80 dirigentes nacionales de cada región y un cúmulo de socios interesados en debatir en este momento particular.

Dos Florines entrevistó a su titular, Mario Amado, estacionero que está a cargo de la cámara entrerriana, y él precisó los ejes por los que girará el encuentro y describió una situación muy complicada para muchos de sus socios. Fue así que Amado cree que estos tres problemas serán la columna vertebral de un debate interno que debe generar mandatos claros para las negociaciones que se están llevando a cabo por estos días con las petroleras. Amado, junto a Gónzález, es uno de los hombres clave dentro del esquema de representación de los estacioneros entrerrianos y se muestro solícito y claro a la hora de enmarcar los problemas del sector y las expectativas que tiene para la semana próxima.

Imagen 2

“Llegarán los dirigentes de la Cámara que nuclea a todas las federaciones del país, y logramos que la próxima reunión se realice en Paraná en virtud de nuestra permanente participación. Cecha representa más de 4 mil estaciones de servicios y cuenta con más de 20 mil empleados. En Entre Ríos tenemos 230 estaciones de servicios la mayoría son socios y de naturaleza Pyme, y contamos con muchas empresas familiares, de segunda o tercera generación”. Ante la consulta, Amado pondera que en la provincia existen alrededor de 35 % de las empresas que son de bandera blanca y que muchas funcionan hoy con una rentabilidad desaconsejable para la salud de las estaciones y esperan mejoras muy pronto para evitar más quiebres de estaciones de servicio.

“En este momento la agenda que se está repitiendo es volumen de cupos, las comisiones y la rentabilidad. El tema es que estuvo tanto tiempo el combustible con el precio planchado, que la inflación dejó desfasados nuestros números”, consignó.

Imagen 3

Problemas.

-Empecemos con los cupos; ¿Sigue habiendo problemas?

-La situación en varios lugares ha ido mejorando, un poco porque hay más productos, pero también porque estacionalmente –del mismo modo que cuando faltó estaba el campo a pleno- en estos meses hay menor demanda, y eso hace que en muchos lugares se notan menos los faltantes. No obstante, la situación de cupos se sigue manteniendo. En algunos lugares mejor, en otros se mantiene, y eso no evita que las estaciones de servicio sientan el impacto, especialmente en diésel

-¿Fue una solución mantener el corte de aceite en el biodiesel?

-El corte de biodiesel que supuestamente va a ayudar a mejorar es una cuestión que tiene sus bemoles, porque para que sea accesible y producible hay que considerar que está en un esquema de precios subsidiados que tampoco le va a servir al Gobierno. Imaginemos que el biodiesel usa soja y con el nuevo dólar no va a ser sencillo. Sigue habiendo cupos. La situación está un poco mejor en algunos lados. En Buenos Aires casi no hay problemas, por lo que nos dicen…

-Pero estamos en el umbral de la siembra de la gruesa… ¿Cómo enfrentan estos meses?

-Y ahora viene la brava porque todavía nos falta, y hay gente que está sembrando y les cuesta conseguir combustible, especialmente con el precio de las estaciones de servicio sobre todo las YPF, que está más barato, porque el precio de los distribuidores y mayoristas que abastecen al campo es mayor. Ahí hay menos problemas para poder abastecerse. Conseguir combustible a 150 pesos, es difícil. Conseguir a 200 pesos, es más accesible. No es que sea fácil, pero es más sencillo que abastecerse en la estación de servicio.

-¿Se quejan de las comisiones pautadas con las refinadoras?

-Nosotros estamos trabajando muy bien con algunas petroleras, con buen diálogo con sus directivos, y en otras petroleras no tan bien. Con menos llegada. Pero se está tratando de encontrar soluciones consensuadas porque las petroleras también han quedado atrapadas en este esquema de precios.

-¿Cuál es la comisión promedio que recibe una estación por su parte del negocio?

-En promedio, la comisión apenas pasa el 8% de comisión bruta. Después vienen algunas mejoras cuando hay algunos productos. Si vendés tal mix o tales productos se mejora algo.

-Esto va a atado, inevitablemente, a la rentabilidad…

-Sí, pero va a atado al precio de venta que es algo que nosotros no manejamos. El precio de venta, en las estaciones de servicios, se impone o se sugiere desde las petroleras, por lo que nosotros no somos formadores de precios. Ellos ponen el precio de venta, y sobre eso te manda el costo del producto, y si te excedés del precio que te sugieren, te suben el costo. Cuando te ponen un precio. En definitiva, te imponen el margen de tu comisión. Así funciona. Cuando aumentás un peso porque tenés posibilidades y ellos lo notan, te van a subir la base para que termines ganando lo que ellos quieren.

Externalidades.

-El escenario es complicado. ¿Cuántas estaciones que han perdido en Entre Ríos en el último tiempo?

-Se habla hubo cerca de 40 estaciones que se cayeron, pero con la pandemia es más difícil medir porque hubo un escenario complejo. Lo que se le puedo asegurar es que en Entre Ríos más del 40 % de las estaciones están trabajando bajo el límite de la rentabilidad aconsejable. Están trabajando sin tener reposición. Son estaciones que las maneja el dueño con el hijo, como única forma. O con pocos empleados, o cerrando de noche. Son estaciones de pueblo, estaciones chicas, que cumplen un rol social y que no tienen otra unidad de negocio que no sea vender combustible o alguna lata de aceite. En ese sentido, con la inflación que nos come con los gastos más grande, sin rentabilidad, se hace difícil

-Y los costos fijos no dejan de subir…

-Todos los gastos se han incrementado como todas las cossas que vemos a diario. Pero el precio de los combustibles no ha acompañado esa inflación, y como de ahí sale nuestra comisión, todo se ha achicado. Estamos hablando con las petroleras. YPF ha reconocido una mejora, las otras tienen algunas otras alternativas. Desde la Confederación que negocia y tiene reuniones se va viendo de qué forma entre todos vamos paliando este momento. Se sigue importando el 30 % del gasoil que se consume, y si no hay rentabilidad ninguna petrolera va a querer vender en el mercado interno a precios contenidos.

-¿Cuánto calcula que es el atraso actual que tiene el precio del combustible en la Argentina?

-Podríamos decir que está entre 25 y 30 % de atraso. Entendemos que no se puede corregir de un plumazo, pero sino vemos un sinceramiento, como en otras áreas de la economía, esto se va a seguir demorando y sumando problemas. Nosotros, como último eslabón de la cadena, vamos a ser quién sufra más este problema de retraso en el precio. Nada más triste que tener tres o cuatro empleados en la playa y no tener producto para vender. Y con la desventaja de no saber cómo actuar con el personal porque no tenemos certeza de provisión. Los camiones van llegando muy esporádicos. Hoy no tenemos diésel. Tengo cuatro personas para vender diésel. No sabemos a qué hora llega el camión. Y hay cola de camiones esperando para cargar.

-Hoy mismo, con el dólar soja, se han volcado centenares de camiones a las rutas y requieren combustible para moverse

-Sí, por supuesto. Cada camión lleva treinta toneladas, calcule cuánto se espera vender en un mes y cuántos camiones se necesitarán. El combustible es clave.