AL DÍA PORTADA

Consultora liberal prevé 19,4% de inflación en enero: “Que se apruebe la Ley nos aleja de la hiperinflación”

Desde Fundación Libertad y Progreso observaron una desaceleración inflacionaria en el primer mes del año, por debajo de las previsiones. Plantean la necesidad de aprobar la Ley Ómnibus. Dos Florines

En el mes de enero, el IPC de la Fundación Libertad y Progreso -lo más genuino del liberalismo en Argentina- mostró un aumento de 19,4% mensual. Con esta variación, su IPC se desaceleró 6,1 puntos porcentuales respecto al dato de diciembre que dio a conocer el INDEC. Según los analistas de este espacio, si la dirigencia política no aprueba el proyecto de Ley con las reformas estructurales, Argentina tiene mayor riesgo de caer en hiperinflación.

Los datos de la segunda mitad del mes indican variaciones semanales inferiores a 2%, comparables con el comportamiento de finales de octubre. Según indicaron, este comportamiento favoreció a la desaceleración de la tasa mensual cuyo pico se alcanzó en la primera semana de enero cuando llegó a 29,7%. Aunque el dato es alto, los economistas advierten que “podría ser mucho peor”.

¿Hiperinflación?

El análisis de la consultora indica que el proceso hiperinflacionario tiene dos motores: un Banco Central (BCRA) produciendo pesos en forma desmesurada para financiar los excesos de gastos del gobierno anterior y el segundo que es la velocidad en que las personas se “sacan pesos de encima” para evitar el impuesto inflacionario.

Aldo Abram, director Ejecutivo en la Fundación Libertad y Progreso explica que uno de esos motores ha sido controlado desde que el BCRA ya no financia al Tesoro: “Hoy la cantidad de pesos (base monetaria) está en niveles similares a los de los días previos a la asunción de la actual administración. Sin embargo, la caída de la demanda de pesos continúa. Su única atenuante es la posibilidad de que las medidas del gobierno se efectivicen”.

Los tipos de cambio son los más sensibles a la pérdida de confianza en la moneda, explica Abram, “es una mala noticia. Primero, porque esa baja en el poder adquisitivo se reflejará en más inflación en los próximos cuatro meses. Y segundo, porque la suba de los tipos de cambio “cepo” no está siguiendo el actual ritmo de pérdida de valor del peso y eso genera que vuelva a atrasarse”.

Finalmente, el director de la Fundación lanzó una advertencia con respecto a la maratónica sesión en Diputados: “Si con solamente las dudas de que la dirigencia política acompañará el cambio de rumbo la brecha superó el 50%, cabe imaginarse cómo se disparará si en el Congreso deciden que seguiremos en el viejo camino de empobrecimientos y crisis“.