AL DÍA PORTADA

Acevedo Miño advierte por las nuevas “incongruencias” del decreto de rehabilita actividades en Paraná

“Quienes vivan en Paraná sólo podrán hacer actividad física si quieren y pueden pagar un gimnasio”, advierte, entre otros puntos, el abogado constitucionalista. Dos Florines

A través del Decreto provincial Nº 1406, el gobernador Gustavo Bordet autorizó la vuelta de gimnasios, actividades gastronómicas y algunas culturales en las ciudades del área metropolitana Paraná y en Gualeguaychú, a partir de este lunes 14 de septiembre.

Precisamente, en Paraná, Oro Verde, Colonia Avellaneda, San Benito, y Gualeguaychú, se habilitarán bares y restaurantes, gimnasios y algunas manifestaciones culturales como bibliotecas, museos, archivos y galerías de exposición y venta de artes. No obstante, en la capital entrerriana y el área de influencia no se permiten salidas recreativas y deportes individuales.

La normativa provincial expresa puntualmente que sólo en Gualeguaychú, que lleva una semana más de aislamiento que las otras ciudades, también se podrán realizar algunas actividades deportivas individuales, sin contacto físico, en su modalidad no competitiva.

A raíz de esta medida, quien se pronunció para cuestionar el espíritu de la norma fue el abogado constitucionalista Martín Acevedo Miño, quien dialogó con DOS FLORINES y recordó que “desde el inicio de las medidas restrictivas que las autoridades tomaron por razones sanitarias en marzo, el tema que sobrevuela el debate entre los constitucionalistas son las restricciones y su razonabilidad”.

Principios

“Uno de los aspectos más preocupantes de los casi seis meses de restricciones es la inversión de un principio constitucional que surge del artículo 19 de la Constitución Nacional”, alertó, y explicó que “dice que lo que no está expresamente prohibido, está permitido. La lógica de las restricciones en Argentina, en general, ha sido que lo que no está expresamente permitido, está prohibido”.

Al respecto, Acevedo Miño planteó que “eso lleva a un sinnúmero de incongruencias que exceden el debate académico y la gente lo percibe en su vida cotidiana”.

“Resulta una tarea titánica, por no decir imposible, autorizar expresamente todas y cada una de las actividades que componen la vida diaria de cualquier persona y es ahí cuando aparecen las inconsistencias”, remarcó, en diálogo con DOS FLORINES.

En esta línea, planteó como ejemplo que a partir de este lunes, “quienes vivan en Paraná sólo podrán hacer actividad física si quieren y pueden pagar un gimnasio. El resto de la población que no quiera o no pueda afrontar esos montos tiene prohibida la actividad física al aire libre”.

“Es inevitable contrastar esa medida restrictiva con el artículo 28 de la Constitución, donde está precisamente el principio de razonabilidad. Y, por supuesto, en el contraste, la restricción sale desfavorecida”, argumentó el abogado constitucionalista, y remató: “Sobre todo porque habría que explicar cómo se compatibiliza con el artículo 16, donde está el principio de igualdad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *