DOS FLORINES

Banner
Back TENDENCIAS

TENDENCIAS

Si te gusta el durazno, bancate la pelusa

En nuestras columnas anteriores, venimos desasnando el concepto de tolerancia a la presión, y cómo el líder debe ejercer una presión efectiva. Explicábamos que vivimos en un mundo de presiones y exigencias, pero aun así, observamos en las empresas (y en la vida) que a las personas –particularmente a nuestro cerebro– nos apasiona quejarnos, pedir y reclamar a los demás. Ahora bien, cuando es a la inversa, ponemos el grito en el cielo, nos enojamos, ofendemos y escapamos . Por lo cual, hoy nos vamos a referir a este grupo de colaboradores (empleados) identificados en las organizaciones, por sus mecanismos de defensa automático: la queja, el enojo, negatividad; entre otros.

Carlos Alberto Sosa (*)

¿Estamos realmente interconectados?

Podríamos definir muy sencillamente a un sistema como un conjunto de variables que se influyen mutuamente; sin embargo, las pautas de funcionamiento de un sistema, no son reducibles a la suma de sus variables constituyentes, y tampoco los sistemas pueden describirse atendiendo a sus variables por separado.

José Bizai (*)

¿Como ejercer una “presión” saludable y efectiva?

En nuestra última columna decíamos que las presiones conviven con nosotros en lo cotidiano. Ocultar o negar su existencia, es como querer tapar el sol con las manos. Decíamos que la presión es hija de la exigencia, y nieta de la excelencia, si queremos ser “destacados” en algo, asumimos ser exigentes y por la tanto vamos a tener presiones (autoexigencia), para intentar lograr lo que perseguimos. En este artículo, vamos hablar de la “presión justa” que debe ejercer el líder a sí mismo y a sus colaboradores. Vamos a analizar el “cómo” hacerlo con efectividad, para lo cual tenemos que trabajar principalmente las emociones del líder cuando ejerce presión.

Carlos Sosa (*)

El “Efecto Medici” en el espacio físico de trabajo

En lo que al entorno físico se refiere, en los últimos años han surgido ideas que en muchos casos se “vendieron” como la panacea de la gestión del entorno laboral. Lo cierto es que con la implementación concreta de dichas ideas se comenzó a notar que en muchos casos no eran conceptos tan eficientes como parecían ser o como se presentaban en un principio.

José Bizai (*)

 

Rendimiento sustentable: personal y laboral

En la actualidad, el ritmo de vida que llevamos implica un estrés constante para todos quienes formamos parte de la sociedad. Desde una madre o un padre en la crianza de sus hijos, sus obligaciones cotidianas, hasta un trabajador asalariado de quien depende toda una familia o un jubilado que intenta vivir bien sus últimos años de vida.

Carlos Alberto Sosa (*)

¿Cualquier persona simple puede ser líder?

En la bibliografía que se ocupa de los temas de liderazgo, usualmente se analiza la posición del líder dentro de un contexto de jerarquía social. Existen libros, por ejemplo, que relatan las experiencias vividas por directores técnicos de grandes equipos deportivos, las historias de vida de jugadores (que en general son o fueron los capitanes de los equipos más exitosos), las experiencias que viven o han vivido grandes empresarios, etc.

(*) José Bizai

Profesionales o viejos conocidos, ¿cuál es la mejor opción?

En numerosas oportunidades, al conformar equipos de alto desempeño para llevar adelante cualquier proyecto, se presenta la disyuntiva de tener que optar por convocar a individuos con una elevada profesionalización y que no se conozcan entre sí, o por el contrario, convocar a personas que si bien no poseen un alto grado de profesionalización específica en la materia, ya se conocían de antes.

José Bizai (*)

 

Algunas nociones sobre liderazgo ¿Con Bauza y Messi alcanza?

Como es de público conocimiento, Edgardo Bauza ha sido designado recientemente director técnico de la selección argentina de fútbol, y Lionel Messi ha decidido vestir nuevamente la celeste y blanca. Antes de seguir el desarrollo de esto, tenemos que aclarar a qué tipo de institución se está incorporando Bauza. Es decir, tenemos que definir qué es la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Carlos Alberto Sosa (*)

Los valores organizacionales y el país de las maravillas

Cuando queremos conocer los valores de una organización, muchas veces nos remitimos a su página de Internet o sus redes sociales. En estos sitios encontramos una lista junto a la misión y a la visión, sin embargo, creemos que estas enumeraciones de valores son tan “perfectas” que si realmente se promovieran, los integrantes de la organización vivirían en el país de las maravillas, y lamentablemente sabemos que esto no es así. Entonces ¿qué debemos hacer para que ésta no sea una lista muerta o una lista de supermercado plagada de cosas que nos gustaría tener y no tenemos?

José Bizai

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA