DOS FLORINES

Banner
Back TENDENCIAS EMPRESAS EN MOVIMIENTO La famosa palabra no

La famosa palabra no

En una oportunidad ya habíamos hablado sobre la palabra “no” y habíamos dicho que tener la capacidad de pronunciar un “no” tiene un valor enorme, pues esta palabra determina cuáles son sus creencias y valores prioritarios; es decir, determina cuáles son sus límites, y dejar en claro cuáles son sus límites es realmente sano, tanto para usted como para los que lo rodean.

José Bizai (*)

Hay numerosas personas a las que se les dificulta sobremanera decir que no ante una propuesta o pedido, esto conlleva inevitablemente a un sinnúmero de contradicciones internas y problemas personales, ya que si, por ejemplo, uno de mis valores prioritarios es la familia y si, además, no sé decir que no a la invitación de participar de un proyecto, puedo restarle mucho tiempo a mi familia, lo que tal vez pueda traer aparejado consecuencias de salud (debido a que el cuerpo podría somatizar mi estado emocional), discusiones con seres queridos, etc.

Por nuestra experiencia de trabajo en organizaciones hemos advertido que hay numerosas personas con esta clase de problemas, y creemos que esto tiene que ver con una cuestión de educación, pues de niños, en la generalidad de los casos, se nos educa a los fines de agradar a los demás. Cuando llega la tía le pedimos a nuestro hijo que haga tal cosa o tal otra para que ella se ponga contenta, luego le compramos un instrumento musical para que aprenda a tocar el instrumento que a la mamá siempre le hubiera gustado tocar, o la pelota y todos los implementos del deporte que el papá siempre quiso jugar, sin advertir los padres que, con este tipo de acciones están canalizando sus frustraciones en sus propios hijos. Y para colmo de males, en numerosas ocasiones si el hijo no hace todo lo que se le pide al pie de la letra, le terminan diciendo: “¡Qué desagradecido que sos! ¿Así me pagás después de todo lo que hice por vos?”.

Lo curioso es que el “no” es más natural de lo que creemos, pues todo el tiempo estamos diciendo que no a muchas cosas en forma indirecta, ya que cada vez que elegimos algo, estamos diciendo que no a muchas otras cosas que podíamos haber elegido, por ejemplo, si decides libremente que quieres estudiar para aprobar ese examen, tal vez le estás diciendo que no a una salida nocturna con amigos.

Entonces, ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de decir que no?. Básicamente creemos que dos cuestiones:

a) No idealice ni a las personas ni a las organizaciones pues muchas veces se nos dificulta decir que no debido a que el pedido proviene de una persona u organización que nosotros mismos nos hemos encargado de colocar en un pedestal, haciéndolas superiores a nosotros, mientras al mismo tiempo, nosotros nos creemos inferiores. Siempre que se relacione con una persona u organización, recuerde que nunca pueden ser superiores ni inferiores a usted.

b) Debe tener muy en claro sus creencias y valores prioritarios pues si no sabe donde está parado, nunca podrá identificar a qué cosa decirle que sí, y a qué cosa decirle que no.

 

(*) Líder Internacional en Reingeniería de Equipos. Conductor Grupal con Programación Neurolingüística de Cuarta Generación. Master-Trainer Internacional en P.N.L. Profesor Superior en Abogacía. Especialista en Derecho Notarial. Abogado. Mediador. Coach Neurolingüístico Organizacional. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

Facebook y Twitter: Jose Bizai

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA