DOS FLORINES

Banner
Back ECONOMIA EMPRESAS Los acopiadores enfrentan el desafío de reconvertirse para seguir en el negocio

Los acopiadores enfrentan el desafío de reconvertirse para seguir en el negocio

  • PDF

Martín Beglinomini, el presidente del Centro de Acopiadores de Granos de Entre Ríos, admitió en diálogo con DOS FLORINES que “el negocio del acopio como tal está cada vez más acotado”. El silobolsa “ha dado un vuelco tremendo y hoy los acopiadores ya no somos tan necesarios para almacenar granos”, agregó. El agregado de valor es una de las opciones para salir de este laberinto. Beglinomini, sin embargo, se mostró optimista porque “creemos en este país y en la capacidad productiva de los productores”.

Danilo Lima | Dos Florines

 

 

El Centro de Acopiadores de Granos de Entre Ríos cumple esta semana –el miércoles 26 de octubre para ser precisos– el 30° aniversario de su fundación, en medio de una serie de complicaciones difíciles de superar, consecuencia de muchos años de políticas equivocadas hacia el sector agropecuario, a las que se sumaron los problemas derivados del clima que castigó con dureza a la producción agrícola provincial en las últimas tres campañas.

Los acopiadores, además, enfrentan de cara al futuro desafíos muy grandes que obligarán a sus actores a reconvertirse, de la mano del agregado de valor, para seguir en carrera dado que el acopio tradicional, ciertamente, ha perdido terreno ante el avance de la tecnología.

En el sector, a pesar de los malos tragos de los últimos años y los desafíos que se avecinan, no pierden el optimismo y, junto a los productores, están dispuestos a seguir apostando al campo, el principal motor de la economía provincial.

Martín Beglinomini, el presidente del Centro de Acopiadores de Granos de Entre Ríos, en este sentido, le dijo a DOS FLORINES que “somos optimistas” porque “creemos en este país y en la capacidad productiva de los productores” de nuestra provincia, “a los que apoyamos y seguiremos apoyando, como corresponde y como lo hemos hecho siempre, en las buenas y en las malas”.

 

“Estamos vivos”.

– El Centro de Acopiadores de Granos de Entre Ríos cumple 30 años, ¿cómo festejan este aniversario?

– Vamos a festejarlo porque siempre es bueno celebrar cuando una institución cumple 30 años, gracias al esfuerzo de muchos colegas.

Vamos a festejar los 30 años, pero también vamos a festejar que todavía estamos vivos después de esta tormenta que hemos vivido en los últimos años y que aún estamos peleando.

Hace poco un colega ha tenido algunos problemas que son consecuencia de las malas políticas que soportó el sector y que han minado su capacidad de financiación.

No obstante, somos optimistas, creemos que las cosas van a mejorar, porque ya están mejorando, y creemos que el sector será nuevamente el motor de este país que, ojalá, pueda retomar el camino de la producción, sobre todo del campo que es quien motoriza la economía.

Vamos a festejar, también, que tenemos ganas de seguir trabajando. El acopio es un sector, a mi juicio, bastante castigado más allá de las circunstancias de los últimos años.

– ¿Por qué?

– Porque el dinamismo de la comercialización ha cambiado mucho. Cuando el corredor fue directamente a comprarle al productor empezó a morir el acopio, como acopio en sí.

El acopio ha sido siempre quien le dio una mano al productor para financiarlo cuando los bancos no los atendían, fue el que estuvo siempre. Ha sido agente financiero, proveedor de insumos, comercializador. Esa situación, sin embargo, cambia tan rápidamente que quienes no se den cuenta pueden quedar en el camino.

 

La coyuntura.

– ¿Cuáles son hoy los problemas concretos de los acopiadores?

– Los problemas de los acopios siguen siendo, en definitiva, los mismos que los del productor.

El productor, sobre todo el productor chico que está fuera del sistema, sigue teniendo problemas para financiarse y tiene que acudir al acopiador, que es amigo y lo banca. Pero el acopio para bancar a ese productor necesita tener banca y, muchas veces, no se puede financiar porque las tasas siguen caras y en Entre Ríos, además, hemos tenido un año climático muy malo, que ha complicado al productor y al acopiador mucho más que en el resto del país.

– ¿Están muy endeudados?

– No hay registros. Los productores con los acopios están endeudados porque las últimas tres campañas han sido nefastas para el sector, sobre todo en nuestra provincia. Nuestro fuerte era producir maíz, pero el maíz no tenía precio, y terminamos cayendo en la soja, que el año pasado apenas valía 1.800 pesos. No había número que nos cerrara.

En esta campaña, en el centro norte entrerriano, quedarán zonas sin sembrar soja porque no hay financiación y, también, porque hay productores que quedaron desmoralizados.

– ¿Las medidas que adoptó el Gobierno no ayudaron?

– Este gobierno ha hecho cosas importantes para el sector, como la quita de retenciones, una medida imprescindible, pero insisto: la financiación es cuasi inaccesible. Y si bien recuperamos rentabilidad, gracias a Dios, esa rentabilidad es mínima.

– ¿Cuánto maíz y cuánta soja se hará en Entre Ríos?

– No ha habido un gran aumento de superficie de maíz de primera. Hay algo de margen y va a crecer porque la rotación es necesaria y el productor es consciente de que si no hay rotación la sustentabilidad es imposible.

También se hizo trigo y el trigo ayuda mucho al productor, desde el punto de vista financiero, a fin de año dado que le permite un ingreso de dinero. El mercado, además, aparentemente se está recuperando: 155 dólares en enero no es mal precio. Los importadores también, con buen tino, están saliendo a pagar al productor por adelantado. Son cosas que ayudan bastante en esta coyuntura.

Y soja se va a seguir haciendo porque si bien hay muchos problemas con las malezas resistentes, sigue siendo un cultivo relativamente barato y hoy la coyuntura nos obliga a sembrar soja.

– ¿Piensan los acopiadores en hacer inversiones?

– Muy pocas. Muy pocas porque, la verdad, el negocio del acopio como tal está cada vez más acotado. El silobolsa ha dado un vuelco tremendo y hoy los acopiadores ya no somos tan necesarios para almacenar granos. El productor que dispone de camiones, además, lleva directamente sus granos al puerto.

Hay plantas que han quedado obsoletas y hay acopiadores que ahora también son productores o han comenzado un proceso de agregado de valor. Acopios puros, como antes, quedan muy pocos y muy golpeados desde el punto de vista económico-financiero. Por eso las inversiones serán muy pocas, a pesar de que tengamos ganas.

Somos cautos. Veremos cómo vienen las próximas campañas. Creo que inversiones de capital importante, como aumentar la capacidad de almacenaje por ejemplo, en el corto plazo, no habrá.

 

La Ley de Semillas

El presidente del Centro de Acopiadores de Granos de Entre Ríos, Martín Beglinomini, fijó la posición de la entidad respecto del polémico tema de las semillas, un tema clave para la producción agrícola argentina.

El Centro de Acopiadores de Granos de Entre Ríos “ha sido el centro que menos se acogió al Sistema Bolsatech”, remarcó.

– ¿Por qué?

– Porque no hay claridad. Esto es una lucha de Monsanto para que le paguen por su tecnología, y eso nos parece correcto porque la tecnología hay que apoyarla, reconocerla y pagarla, pero con reglas claras. Y nosotros, hasta ahora al menos, no vemos que haya reglas claras. Creo que hay una ausencia del Estado para poner las cosas en claro, para arbitrar en este tipo de situaciones.

 

Cifras y objetivos

* El Centro de Acopiadores de Granos de Entre Ríos tiene en la actualidad 60 asociados.

* Concentra la mitad de la capacidad de almacenaje de la provincia. La otra mitad corresponde a las cooperativas.

* Los asociados son acopiadores diversificados en todos los rubros agropecuarios.

* El objetivo central es bregar por los intereses de los asociados buscando la unión gremial para producir más, mejor y de manera sustentable.

 

 

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA