DOS FLORINES

Banner
Back Home

La sanidad, tema clave para reconquistar los mercados cárnicos internacionales

  • PDF

Productores, técnicos y funcionarios coincidieron en que se trata de un punto fundamental para mejorar la productividad de los rodeos. El secretario de Ganadería de la Nación, Rodrigo Troncoso, explicó que el objetivo del Gobierno “es mejorar el negocio ganadero en su conjunto”. El presidente del Senasa, Jorge Dillon, a su turno, advirtió que “en pocos años vamos a dejar de vacunar contra la aftosa en América” e invitó a las fundaciones a reflexionar “cómo seguimos y para qué seguimos”.

Danilo Lima

Dos Florines

Si hay un producto que hizo conocer a la Argentina a nivel internacional, ese producto es la carne vacuna, para muchos, la mejor del mundo. Durante décadas, con trabajo y esfuerzo, la carne argentina ganó innumerables mercados al punto que el país llegó a ocupar el tercer lugar del ranking mundial de exportadores.

En los últimos años, sin embargo, por las razones que todos conocen –especialmente los ganaderos–, la Argentina se “bajó” voluntariamente de los mercados internacionales y cayó al 12° puesto en aquel ranking, algo absolutamente inexplicable en el mundo. Brasil, Paraguay, Uruguay y México son los países de la región que venden más carne al exterior que la Argentina.

La equivocada política ganadera instrumentada en la última década hizo caer el rodeo bovino, provocó el cierre de numerosos frigoríficos, dejó a miles de trabajadores en la calle y lastimó profundamente la credibilidad del país como exportador. El prestigio de la carne argentina en el exterior, sin embargo, sigue intacto, según aseguran los especialistas del sector.

Ahora, tras la eliminación de las retenciones y la eliminación de las trabas a la exportación, se abre un nuevo escenario para la cadena de ganados y carnes, que es mirado con optimismo por los productores y la industria, a pesar de los muchos de los problemas que restan por resolver.

Durante la realización en la ciudad de Santa Fe, el jueves y viernes últimos, del 5° Congreso de Entes y Fundaciones de Lucha Sanitaria Animal quedó claro que la sanidad animal es uno de los grandes desafíos que el sector tiene por delante si es que quiere recuperar los mercados perdidos.

“Tuvimos diez años de desencuentros y peleas pero no bajamos los brazos. Hoy se volvió a la normalidad en las reglas de juego y por eso, más que nunca, debemos estar orgullosos de ser ganaderos”, dijo Dardo Chiesa, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), al hablar en la apertura del congreso, y remarcó que ahora “es la época de trabajar y de recomponer mercados, de alcanzar saldos exportables y productos de calidad hacia el mundo. Por eso hay que trabajar sobre las enfermedades. Estos tiempos de participación nos van a sacar de la inercia del trabajo cotidiano”.

El secretario de Ganadería de la Nación, Rodrigo Troncoso, por su parte, explicó que el objetivo del Gobierno “es mejorar el negocio ganadero en su conjunto” al tiempo que planteó como uno de los desafíos “trabajar nuevos horizontes, que puedan aportar las fundaciones y entes sanitarios, en pos de mejorar la sanidad y la producción de los rodeos. Las fundaciones y entes son fundamentales por lo federal y debemos trabajar aún mucho en conjunto con el Ministerio de Agroindustria y el Senasa porque su rol es fundamental”.

El presidente del Senasa, Jorge Dillon, en la misma línea, subrayó que “se debe trabajar en mejorar la productividad. La sanidad es muy importante en este aspecto porque hoy existe un 20% de pérdida en todas las especies por enfermedades”. Enfatizó, además, que el Gobierno apunta a trabajar sobre la productividad para lograr más alimentos, sumar valor agregado e insertar los productos argentinos en el mundo.

 

El dedo en la llaga

El presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Jorge Dillon, en el marco del 5° Congreso de Entes y Fundaciones de Lucha Sanitaria Animal realizado en Santa Fe, resaltó las fortalezas de los entes en lo que respecta al trabajo, tanto contra la aftosa como contra la brucelosis, y agregó que vacunar dos veces por año contra la fiebre aftosa “ayuda a las tareas de vigilancia epidemiológica y complementa al servicio veterinario oficial”.

Si bien los productores, los técnicos y las fundaciones de lucha contra la aftosa se muestran contrarios a la posibilidad de dejar de vacunar –el riesgo de hacerlo sería enorme y montar un adecuado sistema de vigilancia epidemiológica insumiría mucho dinero–, Dillon puso el dedo en la llaga y advirtió que “en pocos años vamos a dejar de vacunar contra la fiebre aftosa en América”. Invitó, en este sentido, a ir reflexionando sobre el futuro de los entes y las fundaciones, una vez que hayan cumplido “la misión para la que se crearon”.

“A futuro, hay que plantearse si seguimos, cómo seguimos y para qué seguimos. Son cuestiones que tenemos que madurar todos juntos, y celebro que lo empecemos a hacer en este Congreso”, dijo Dillon.

En tal sentido, propuso analizar la posibilidad de que los entes “realicen distintas actividades sanitarias según las regiones del país en que se encuentren”, como por ejemplo continuar con la vacunación contra la brucelosis, inocular contra el carbunclo, combatir la garrapata –la Fucofa ya lo se hace en Entre Ríos–, controlar la mosca de los frutos o la langosta.

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA