DOS FLORINES

Banner
Back ECONOMIA NEGOCIOS Las pérdidas en la agricultura entrerriana trepan a más de 375 millones de dólares

Las pérdidas en la agricultura entrerriana trepan a más de 375 millones de dólares

  • PDF

Sólo en soja el monto alcanza a 285.658.571 dólares. A este números deben agregarse agregan las mermas por disminución del área del trigo (equivalente a U$S 30.936.143) y maíz (equivalente a U$S 58.834.747). Se trata de un estimación parcial dado que si las malas condiciones climáticas continúan el quebranto podría alcanzar una cifra demoledora.

 

La Bolsa de Cereales de Entre Ríos, sobre la base de la información recibida por los integrantes de su Red de Colaboradores, elaboró un informe que muestra la situación de los cultivos al martes 19 de abril. Sólo en soja, las pérdidas llegaban al último martes 19 a 285.658.571 dólares, y si a esa cifra se le agregan las mermas por disminución del área del trigo (equivalente a U$S 30.936.143) y maíz (equivalente a U$S 58.834.747) las pérdidas ya trepan a 375.429.461 dólares.

Estas pérdidas, además, podrían agravarse exponencialmente si continúan las malas condiciones climáticas.

“Una política agropecuaria que en los últimos años se caracterizó por una visión distorsionada del medio agroproductivo generó el incremento del pasivo de los pequeños y medianos productores, que junto con la falta de herramientas adecuadas de financiación, ha repercutido negativamente en los tres principales cultivos de Entre Ríos (trigo, maíz y soja)”, señala la Bolsa en el informe.

Estos tres cultivos en el ciclo 2014/15 abarcaron el 87% de las toneladas totales y en este ciclo proyectan una grave tendencia hacia la baja, tal como se detalla a continuación:

 

Trigo.

El área implantada con trigo tuvo una disminución del 39%, ubicándose en 190.100 hectáreas, lo que implicó una merma de 119.600 hectáreas con respecto al ciclo 2014/15 que tuvo una superficie de 309.700 hectáreas.

La producción se posicionó en 550.300 toneladas, mostrando una merma del 28% y por lo tanto una pérdida de 216.553 toneladas; al precio actual del cereal equivale a un valor 454.761.300 pesos.

 

Maíz.

La superficie dedicada al maíz reportó una caída del 16%. En este ciclo se implantaron 183.700 hectáreas de maíz de primera y 26.900 de maíz tardío.

Habiéndose cosechado casi la totalidad del maíz de primera y considerando un rendimiento inferior al año pasado para el maíz tardío se proyecta una producción cercana a 1.200.000 toneladas. Este tonelaje arroja una pérdida de 343.885 toneladas, equivalentes a 864.870.775 pesos, o aún mayor dependiendo del grado de afectación de los maíz tardíos.

 

Soja.

Un caso especial se observa en la soja que tuvo una disminución del 2%, posicionándose en 1.345.400 hectáreas; conformándose el 87% con soja de primera (1.174.300 hectáreas) y el 13% restante con soja de segunda (171.100 hectáreas).

Por otra parte, abril –mes clave para la cosecha de soja) se ha presentado con un escenario totalmente adverso para la trilla, caracterizado por lluvias diarias y con montos muy significativos, que en algunos departamentos ha totalizado el 50% del valor anual (situación que se presenta por ejemplo en Feliciano). Sin olvidar el triste hecho de barrios inundados en las ciudades de La Paz y Santa Elena.

La demora en la trilla (de lotes que deberían haberse cosechado hace semanas) y un ambiente con temperatura y humedad relativa elevada ha generado un clima muy favorable para el desarrollo de patógenos (fundamentalmente hongos) que han deteriorado severamente la calidad de la semilla, observándose granos manchados, podridos o bien brotados.

Actualmente se ha podido recolectar tan sólo el 7% (80.000 hectáreas) de la superficie del área de soja de primera (1.174.300 hectáreas), cuando un avance normal debería situarse alrededor del 60% (o lo equivalente a 700.000 hectáreas) y además haber comenzado con la zafra en la soja de segunda.

Los integrantes de Red de Colaboradores del Siber, además, informaron cuál es la condición en la que se encuentran los lotes de soja.

 

Soja de primera.

* En el 18% del área (211.374 ha) se espera un rinde considerado como bueno, tomando un valor promedio de 2.500 kg/ha (528.435 tn).

* En el 51% del área (598.893 ha) se espera un rinde considerado como regular, tomando un valor promedio de 1.500 kg/ha (898.340 tn).

* En el 18% del área (211.374 ha) se espera un rinde considerado como malo, tomando un valor promedio de 500 kg/ha (105.687 tn).

* El 13% del área no será cosechada (152.659 ha).

Esto daría una producción de soja de primera de 1.532.462 toneladas con un rinde promedio de 1.500 kg/ha.

 

Soja de segunda.

* En el 27% del área (46.197 ha) se espera un rinde considerado como bueno, tomando un valor promedio de 2.500 kg/ha (115.493 tn).

* En el 54% del área (92.394 ha) se espera un rinde considerado como regular, tomando un valor promedio de 1.500 kg/ha (138.591 tn).

* En el 16% del área (27.376 ha) se espera un rinde considerado como malo, tomando un valor promedio de 500 kg/ha (13.688 tn).

* El 3% del área no será cosechada (5.133 ha).

Esto daría una producción de soja de segunda de 267.772 toneladas con un rinde promedio de 1.613 kg/ha.

 

Soja total.

La superficie a cosechar de soja, finalmente, sería de 1.187.608 hectáreas, con un rendimiento promedio de 1.515 kg/ha y por lo tanto se proyecta una producción de 1.800.234 toneladas.

Cabe destacar que si considera la producción proyectada y se la divide por el área total implantada arroja un rendimiento promedio provincial de 1.338 kg/ha.

El informe de la Bolsa agrega que “es muy importante mencionar que en muestras analizadas por la Cámara Arbitral de Cereales de Entre Ríos de lotes cosechados entre el viernes 15 y sábado 16 de abril se detectó un daño promedio del 20% aproximadamente. Por lo tanto, si al rendimiento obtenido se le aplica el descuento por calidad, se obtiene de 1.070 kg/ha.

“Si se considera que el productor en promedio necesita alrededor de 2.400 kg/ha de soja para cubrir los costos de producción salta a la vista que el productor entrerriano, al día de hoy, proyecta un quebranto generalizado de 1.330 kg de soja por hectárea implantada (lo que equivale a 4.655 $/ha)”, destaca el trabajo de la Bolsa.

Hacia fines de marzo se proyectaba alrededor de 3.000.000 toneladas con un rendimiento promedio de aproximadamente 2.230 kg/ha. Or tanto, se ha generado una pérdida de 1.199.766 toneladas (sin considerar pérdidas por calidad mencionadas) que representan 4.199.181.000 pesos.

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA