DOS FLORINES

Banner
Back ESTA BOCA ES MIA Pobre provincia

Pobre provincia

Gustavo Sánchez Romero / Dos Florines - Pobre provincia. Quién puede creer que se vive bien en un lugar donde los indicadores económicos muestran tantas dificultades para sostener los niveles de producción, consumo y empleo. No es que uno quiera ser agorero, pero no puede menos que reflejar la realidad que se exhibe de viva voz en los sitios públicos y los de las principales entidades empresarias.

 

 

Veamos un ejemplo para dar cuenta de lo dicho. El Indicador Sintético de Actividad Económica, que se releva y publica oficialmente, muestra que medido contra abril el consumo de mayo (último relevamiento) cayó -2,0 %; es mucho si se tiene en cuenta que ya es el cuarto trimestre de recesión.

Textualmente, el informe completo que se puede leer por Internet sin ninguna restricción dice que “los signos de recuperación de la economía provincial evidenciados en los primeros meses de 2015 (las variaciones mensuales de los meses de febrero, marzo y abril fueron +1,3%, +1,2% y +1,1% respectivamente), se vieron truncados fundamentalmente por la baja registrada en el Consumo de Energía de Grandes Clientes, que cae un -7,8% con estacionalidad y un -8,9% desestacionalizado (es la quinta mayor caída mensual desde enero de 1998). La información provista por la empresa provincial de energía da cuenta de fuertes descensos relativos en los sectores de mayor peso en el consumo, destacándose en particular las ramas de “Elaboración y/o envasado de Aceites de origen vegetal y grasa animal” (registra una caída del -26,3% mensual, y representa aproximadamente el 14% del consumo total) y “Acopio y clasificación de granos” (desciende un -17,8% con respecto a abril, y absorbe el 4% del consumo de los grandes clientes)”.

Freno.

Pero esto no es todo. Según el índice de Actividad Económica de la provincia, que lo mide la Bolsa de Comercio, se produjo un fuerte “freno en las inversiones de bienes durables”, y un dato que se cita textual muestra el desenvolvimiento en el último período: “Entre 2008 y 2014 la economía provincial creció sólo 0,03%. Los indicadores de inversión, y presentaron saldos negativos en dicho período”.

El informe continúa diciendo que si bien la demanda laboral se mantiene –es decir más personas que buscan empleo- mantuvo cierta recuperación mensual y registró una tasa del 2,4%. Esto le permitió una mejora en relación al bajo nivel correspondiente al año anterior, marcando una variación interanual del 20,1%. Sin embargo, y en forma análoga, los puestos de trabajo registrados se incrementaron 0,4% impulsados fundamentalmente por el sector público provincial. Es decir que mientras las empresas no logran crear empleo genuino –afortunadamente aún no expulsan mano de obra-  es el Estado quien lo sustituye generando un canal de nuevos trabajo.

Este resultado implica para la serie un crecimiento neto de 2,3% en lo últimos 12 meses. Y que no parezca poco. Pero en el sentido contrario, las remuneraciones reales se redujeron 0,5% respecto del mes anterior y recortaron parcialmente su incremento interanual a 1,6%.

Las ventas en supermercados también cayeron. Presentaron una variación de -0,1% mensual y se ubicaron un -3,4% por debajo de su parámetro interanual. A pesar de la disminución registrada en al consumo minorista, los patentamientos de vehículos nuevos aumentaron 1,3%, aunque se ubican un 2,1% por debajo del valor del año anterior.

 

Campo minado.

Mejor ni mirar el campo. Pero es inevitable. De acuerdo a los datos oficiales, en esta provincia la venta de maquinaria agrícola mostró bajas del 1,7% respecto a abril y de 5,0% en su comparación interanual. Por su parte, la faena de ganado bovino y porcino marcó una variación mensual prácticamente nula pero se ubica un 11,1% por encima del valor correspondiente a igual mes del año anterior. Cabe destacar que en los primeros cinco meses de 2015 se ha registrado una importante disminución en el segmento de porcinos.

En el siguiente rubro la cosa está un poco mejor, por suerte. Pero no hay que ilusionarse mucho. Aunque si se mira la inversión genuina realizada y la actualidad de los indicadores no podremos menos que agarrarnos la cabeza. Pero vayamos al grano. La molienda de oleaginosas tampoco presentó cambios en mayo y mantuvo su crecimiento interanual de 6,7%. Este desempeño coincide con la contracción que presentan las exportaciones de aceite y las de girasol.

Otro indicador relativo al sector fue que el consumo de hidrocarburos para la agroindustria y el transporte, disminuyó -1,3% mensual, con una caída interanual de 2,9%.

El último tiempo parece ser menos cruel, pero ni hablar de la mala leche del sector. En cuanto a la producción láctea, aunque la cadena se encuentra en serias dificultades, la actividad fabril creció un 1,5% mensual y un 6,4 interanual. Cabe destacar que, a pesar de haberse registrado ciertas recuperaciones parciales, en los últimos ocho años el sector productivo en su conjunto ha mostrado una contracción importante. Los impactos más significativos se observan en las ventas de maquinaria agrícola que se encuentran un 52,7% por debajo del nivel alcanzado en 2010, y un 66,5% del correspondiente a 2008; el consumo de hidrocarburos un 18,7% por debajo del nivel de 2010; el consumo de energía eléctrica industrial un 16,9% por debajo de 2011; y la faena de ganado un 11,0% por debajo del 2009.

El consumo de cemento mejoró apenas un 0,7% respecto de abril pero continúa ubicándose un 11,5% por encima de mayo de 2014. El despacho a granel, relacionado con la ejecución de obras de mayor envergadura, continúa presentando un ritmo superior en relación al consumo de cemento en bolsa.

 

Des-aliento.

En síntesis, podría decirse que la provincia muestra algunos indicadores que permiten alentar ciertas aunque menguadas expectativas. En este sentido, el indicador general “muestra cierta recuperación desde comienzos del año aunque el impulso se viene ralentizando. Esto se observa particularmente en este quinto mes, con un sector productivo en franco deterioro económico

y financiero que no puede contribuir a la creación de empleo. En contraste, el sector público sigue incrementando el nivel de las erogaciones pero a costa de incrementar también el déficit presupuestario en todos los estamentos gubernamentales: municipal/comunal, provincial y nacional. Es decir que la actividad económica se expande pero en un contexto de rojo financiero generalizado que imprime una gran incertidumbre en la continuidad de esta fase expansiva.

Como sabrá apreciar lector, los números son contundentes y no podemos menos que convenir que se trata de una performance raquítica.

Podríamos brindar muchos más datos sobre comercio o servicios y ni hablar si analizamos sector por sector.

Gracias al cielo, a nosotros nos toca en suerte vivir en Entre Ríos y no tenemos que soportar los lamentables índices que exhibe la provincia de Santa Fe, que sin dudas es una de las pobres provincias de la Argentina. Todo esto a juzgar por sus indicadores, claro.

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA