DOS FLORINES

Banner
Back ECONOMIA NEGOCIOS Los ganaderos quieren saber qué van a hacer los políticos con las vacas

Los ganaderos quieren saber qué van a hacer los políticos con las vacas

  • PDF

Durante un seminario realizado en la provincia de Mendoza por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), Dardo Chiesa, consejero del organismo, les pidió a los productores que les expliquen a los candidatos políticos “qué queremos, qué necesitamos, de qué se trata nuestro negocio”. Dijo, además, que la ganadería argentina “tiene el deber de crecer en serio” y para lograr ese objetivo instó a elevar el peso de faena y aumentar el rodeo.


Los argentinos ya estamos inmersos en el clima electoral de un año político especial dado que a partir del 10 de diciembre, por primera vez en más de 12 años, el apellido del Presidente de la Nación no será Kirchner.

Hasta octubre todo estará teñido de proselitismo. Por eso, durante la realización de un seminario sobre ganadería en la localidad mendocina de La Consulta, Dardo Chiesa, consejero del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), les pidió a los productores que, cuando sean visitados por los políticos, les pregunten qué van a hacer con las vacas.

“Este 2015 va a ser un año complicado políticamente para la Argentina y de las decisiones que tomemos dependerá el futuro del negocio ganadero y, sobre todo, nuestro futuro como productores ganaderos”, les dijo Chiesa, y les anticipó que los van a visitar muchos políticos.

“Como los políticos –todos los políticos– no saben mucho de vacas, cuando los visiten les pido que les cuenten qué queremos, qué necesitamos, de qué se trata nuestro negocio, porque yo quiero que los políticos me digan qué van a hacer con las vacas”, remarcó.

Datos. Durante la charla ante sus pares mendocinos, Chiesa, ex presidente del Ipcva y ex titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), dio a conocer datos, acaso, poco conocidos.

Así, por ejemplo, dijo que la facturación de carne y leche es la tercera, bastante por encima de la facturación del complejo sojero que ocupa el sexto lugar, a pesar de que muchos creen que la soja es la madre de la economía argentina. Sucede que el 95% de la soja que produce la Argentina se exporta y sólo el 5% se procesa en el país. En la ganadería bovina, en cambio, es al revés: el 96% se consume en el mercado interno y sólo el 4% se comercializa en el exterior.

Otro dato interesante aportado por Chiesa es que el complejo carne y leche es el segundo generador de puestos de trabajo, detrás del complejo petroquímico, y por delante la industria automotriz que “tiene una protección fabulosa”.

Lo que viene. En Sudamérica, básicamente en Brasil y Argentina, a juicio del consejero del Ipcva, “estamos destinados a ser los abastecedores de carne vacuna del mundo”, pero alertó que en los próximos cinco años los precios de los commodities estarán débiles por la revaluación del dólar. La caída de los precios de los granos, sin embargo, les da a los ganaderos una ventaja competitiva porque tienen el maíz barato.

En la actualidad, además, los márgenes de la ganadería son distintos a los de hace algunos años, y empiezan a mostrar que otra vez es posible vivir de la ganadería, planificar el futuro y dejar de ver a la soja como la tabla de salvación.

En 2014, ejemplificó Chiesa, el precio de los cereales cayó el 12,5%, el de los lácteos el 7,7% y el del azúcar el 3,8%, mientras el precio de la carne creció 8,1%.

La demanda. Por otra parte, el consumo de carne vacuna en el mundo empieza a ser traccionado por el sudeste asiático, básicamente China, cuya población ahora vive mejor, come mejor y consume más proteínas animales.

China y Rusia, subrayó Chiesa, “saben muy bien que pueden producir carne de pollo y de cerdo, pero también saben muy bien que a la carne de vaca la tienen que comprar. Y nos miran a nosotros”.

Ante este panorama, Chiesa no duda que la ganadería argentina “tiene el deber de crecer”. ¿Por qué? Porque en la próxima década el crecimiento del comercio mundial de carne vacuna será de 2,2 millones de toneladas, con una expansión del 22%, y la Argentina en estos años ha producido 2,8 millones de toneladas. Esto quiere decir que prácticamente toda la producción argentina es lo que va a crecer el comercio mundial de carnes. “Por eso tenemos que crecer. Ese es nuestro desafío”, enfatizó.

Los mercados. China, Rusia, Europa –a través de las Cuotas Hilton y 481– y Estados Unidos, según el criterio del ex presidente de Carbap, serán los cuatros mercados que “van a marcar” el futuro de la ganadería argentina.

Consideró que a China –destino del 40% de las exportaciones de carne vacuna argentina en la actualidad– nuestro país le podrá vender carne de calidad y carne con hueso. “China no es promesa, es una realidad, pero hay que trabajar mucho”, consignó.

Rusia, en cambio, hoy no nos puede comprar, a pesar de que en algún momento representó el 60% de nuestras exportaciones, por la fortísima devaluación del rublo (50% respecto del dólar). Esta devaluación, además, generó un doble efecto negativo: le pegó a la carne vacuna pero también a la de pollo.

Con relación a Europa, Chiesa distinguió entre la Cuota Hilton, las 30 mil toneladas de cortes de altísima calidad que sólo pagan 17% de arancel, y la Cuota 481, la carne de animales engordados a corral, cuyo primer embarque (cinco contenedores) se concretó hace muy poco.

Para Chiesa, la Cuota Hilton “es el ejemplo de la destrucción del valor del producto carne” porque “toda la política antiexportadora del actual Gobierno llevó a los incumplimientos y a la concentración del negocio en 26 frigoríficos sobrevivientes”.

El mercado, sin embargo, se mantiene y el precio (14.000/15.000 dólares la tonelada) es bueno –en 2005 la Cuota Hilton cotizaba a 7.000 dólares– por lo que aprovechar de nuevo esta posibilidad dependerá en gran medida de la política ganadera que instrumente la próxima administración nacional.

Respecto de la Cuota 481, Chiesa recordó que la carne debe ser de vaquillonas o novillos menores de 30 meses y los feedlots en donde son engordados deben estar habilitados. La devaluación del euro, advirtió, afecta a la 481.

El mercado de Estados Unidos, que Argentina perdió con la crisis de la fiebre aftosa en 2000, está trabado por cuestiones políticas, aunque, según Chiesa, en el último tiempo se produjeron algunas señales de apertura. Serían unas 20.000 toneladas semi Hilton.

Cómo estamos. Chiesa, al hacer un análisis de la actualidad de la ganadería argentina, admitió que “no estamos bien”. “Padecimos liquidación de hembras y pérdida de peso de faena (hoy se faena a los 220 kilos), cuando lo que tenemos que hacer es volver al novillo pesado, y para eso hoy existe una gran ventaja: el precio del maíz está barato”, explicó.

Vaticinó, además, que el gordo tendrá una recomposición de precios en junio/julio, porque el engorde viene demorado. Esto es bueno para los productores y malo para el gobierno porque es probable que el precio explote durante las PASO (las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias).

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA