DOS FLORINES

Banner
Back TEST 0 KM Test Drive: Citroën C4 Lounge 1.6 THP Exclusive

Test Drive: Citroën C4 Lounge 1.6 THP Exclusive

Si buscabas una prueba a fondo del Citroën C4 Lounge en Argentina, llegaste al lugar indicado.


Tras ser lanzado en fase de preventa en agosto y oficialmente desde fines de septiembre, el Citroën C4 Lounge ya está disponible al público en Argentina. Se trata de la segunda generación del sedán mediano de la marca francesa, que se produce en nuestro país, en la planta del Grupo PSA en El Palomar. CarsMagazine lo evaluó para entender cuál es su propuesta y descubrir sus puntos destacables y mejorables.
El C4 Lounge es fruto del proyecto que PSA Peugeot Citroën denominó internamente como “B73”, y que consistió en concebir un nuevo modelo de segmento mediano y silueta sedán. Para ello se destinó una inversión de 700 millones de pesos y se utilizó la actualización de la Plataforma 2 del Grupo PSA, la misma que hoy emplean los Peugeot 308 y 408.
La gama que Citroën Argentina diagramó para el C4 Lounge consta de 9 versiones. Hay tres opciones de motorización: diesel 1.6 HDI de 115 CV y nafteras 2.0 de 143 CV y 1.6 THP de 163 CV. A su vez, dos alternativas de transmisión, manual de 5 velocidades (para el 1.6 HDI y el 2.0) y automática-secuencial de 6 relaciones (para el 1.6 THP). Finalmente, se proponen tres niveles de equipamiento: Origine, Tendance y Exclusive, este último con la opción de un pack adicional, denominado “Select”.
Con vigencia a octubre de 2013, los precios del C4 Lounge arrancaban desde $ 146.700 en el caso de la versión 2.0 Origine y llegaban hasta $ 195.800 para la 1.6 THP Exclusive Pack Select, que fue justamente la que probó CarsMagazine. La garantía es de 3 años o 100.000 kilómetros y se ofrecen siete opciones de colores.
El C4 Lounge compite en el nutrido segmento de sedanes medianos, frente a rivales como el Nuevo Ford Focus, Peugeot 408, Volkswagen Vento, Chevrolet Cruze, Toyota Corolla, Honda Civic y Renault Fluence, entre otros.
A continuación, la balanza con los puntos para destacar y mejorar del Citroën C4 Lounge, el cuadro de prestaciones y consumos medidos por CarsMagazine, y el análisis a fondo del producto junto a la conclusión final…

Para destacar
Diseño modernizado
Motorización y transmisión
Equipamiento de confort
Habitabilidad trasera
Presentación interior
Confort de marcha
Auxilio homogéneo

Para mejorar
Consumo urbano
Instrumental digital
5ª plaza incómoda
Sin levas al volante

PRESTACIONES (*)
Velocidad máxima: 214 km/h (dato de fábrica).
Aceleración 0-100 km/h: 8,7 segundos.
Frenada 100-0 km/h: 39,2 metros.
Recuperación 80-120 km/h en Dª: 7,6 segundos.
Error de velocímetro: a 130 km/h, la velocidad real es 126 km/h (diferencia: 3%).
(*) Mediciones de CarsMagazine con instrumental GtechPro.

CONSUMOS (*)
A 100 km/h: 6,3 litros/100 km. Régimen: Dª a 2.250 rpm. Autonomía: 952km.
A 130 km/h: 8,5 litros/100 km. Régimen: Dª a 2.950 rpm. Autonomía: 705 km.
Ciclo urbano: 12,6 litros cada 100 km. Autonomía: 476 km.
Combustible: Grado 3 (Premium), según recomendación del fabricante.
Tanque: 60 litros.
(*) Mediciones a velocidades reales con instrumental GtechPro.

POR FUERA
Aunque técnicamente el C4 Lounge está concebido sobre la misma plataforma que utilizó el anterior C4 Sedán, nada tiene que ver este nuevo modelo con aquel lanzado en 2007, ya discontinuado. Se trata de un producto replanteado “desde cero”, comenzando por su imagen exterior.
El C4 Lounge luce mucho más armónico que su predecesor, principalmente porque redujo su longitud en 15 centímetros, producto de un voladizo trasero más corto (voladizo es la distancia excedente desde el eje hasta el final de la carrocería).
Ahora el sedán mediano de Citroën mide 4,62 metros de largo, pero conserva la excelente distancia entre ejes del modelo anterior, de 2,71 metros, lo que genera –luego veremos en detalle– una excelente habitabilidad. En las restantes dimensiones, el C4 Lounge es 2 cm más ancho (1,79 m) y 1 cm más bajo (1,50 m) respecto del C4 Sedán.
A nivel estético, el C4 Lounge incorpora los últimos códigos de estilo de la marca del doble chevrón. Para muchos, se asemeja a un C5 pero más compacto. Además, exhibe algunos rasgos heredados de la línea DS, la gama superior de Citroën conformada por vehículos de posicionamiento Premium. En resumen, diríamos que, sin renunciar a la elegancia, el C4 Lounge transmite ahora cierto aire deportivo; y resulta, decididamente, muchísimo más agraciado que su predecesor.
La unidad que evaluamos estaba calzada con neumáticos Michelin Primacy HP en medida 225/45 R17. La rueda de auxilio es homogénea, incluso en la llanta, lo que desde luego destacamos positivamente, cuando hay rivales que sólo ofrecen rodado temporal.

POR DENTRO
Tan radical como por fuera es también la evolución puertas adentro. El C4 Lounge se ha convertido, a nuestro juicio, en la nueva referencia del segmento en cuanto a calidad de materiales, terminaciones y presentación interior. No es un punto menor, ya que en este segmento el cliente comienza a prestarle especial atención a dicho aspecto. Y además esto es motivo de orgullo para la industria automotriz argentina por tratarse de un vehículo de producción nacional, más allá de que varios de sus componentes sean de origen regional o extrazona.
Ya sentados al volante (que abandona el centro fijo del anterior C4), nos encontramos con un instrumental cuestionable, que a nuestro gusto abusa de los indicadores digitales pero que, fundamentalmente, es poco claro en la información. Concretamente, nos referimos al cuentavueltas, de escala digital híper reducida; al velocímetro, analógico pero de lectura compleja; y al indicador de combustible, también digital. Además, no hay señalador de temperatura del motor.
La posición de conducción nos pareció impecable, con doble regulación del volante, butacas de excelente sujeción y tapizados de cuero. Si bien extrañamos las regulaciones eléctricas (se las pediríamos considerando que es un Exclusive “Pack Select”), encontramos fácilmente “nuestro lugar” y todo nos quedó bien a mano. En viajes largos es cuando uno realmente se da cuenta de lo cómodo que se viaja en el C4 Lounge. Se llega a destino “descansado”.
La visibilidad hacia atrás se facilita mediante apoyacabezas que se ocultan sobre el lomo del respaldo cuando no se utilizan, aunque el campo visual en sí es pequeño producto de la línea de cintura elevada del vehículo (por esa razón son muy valorados tanto el sensor como la cámara de estacionamiento de esta versión).
En habitabilidad, gracias a la generosa distancia entre ejes que ya mencionamos, el espacio trasero es el mejor de la categoría. Dos adultos viajarán cómodos de verdad, con amplio lugar paras las piernas y respetable en altura. Además, los respaldos están inclinados a 29° (son fijos, sin posibilidad de regularse), lo que aporta aún más al confort abordo. Pero quien viaje en la plaza trasera central no encontrará dónde acomodar sus piernas y sufrirá con un respaldo duro, que es en realidad un apoyabrazos oculto.
El baúl del anterior C4 ofrecía increíbles 513 litros, una cifra que en el C4 Lounge disminuyó a 450 litros debido a la reducción de longitud de la carrocería. Pese a eso, sigue siendo una muy respetable capacidad, que está a tono con la necesidad de una familia tipo. Además, el baúl está muy bien presentado y las bisagras de la tapa no interfieren con el equipaje.

AL VOLANTE
Tanto en la ciudad como en la ruta, el andar del C4 Lounge confirma que Citroën colocó especial atención en el confort de marcha. Esto no significa que se haya descuidado el desempeño dinámico, que es correcto. Pero así como Vento o Focus son modelos reconocidos especialmente por su tenida y aplomo en condiciones de exigencia, percibimos que en el C4 Lounge se prioriza más el confort, como podría ser el caso de un Corolla.
La suspensión trasera del C4 Lounge se mantiene en formato semi-independiente, como ocurre en los modelos del Grupo PSA desarrollados sobre esta plataforma. Y si bien no se llegó al grado de dinamismo/confort que ofrece un esquema independiente o “multibrazo”, se percibe una evolución. Recordemos que el C4 Lounge monta neumáticos de perfil “45”, lo que le juega en contra a la hora de filtrar irregularidades.
El motor THP de 1.6 litros y 163 caballos le cae de maravillas al C4 Lounge y la transmisión de seis velocidades permite exprimir todo su potencial. Se trata de un impulsor ya conocido en la familia PSA Peugeot Citroën, que montan modelos de ambas marcas, y que es fruto de un desarrollo conjunto con BMW. Con turbo de doble entrada, su principal característica es la generosa entrega de torque a muy bajo régimen: a sólo 1.400 rpm ya ofrece nada menos que 240 Nm.
Por esta razón, el 1.6 THP le imprime al C4 Lounge una capacidad de respuesta en recuperaciones que a priori uno no imagina del vehículo. Yendo a números concretos, para recuperar de 80 a 120 km/h en Directa demora apenas 7 segundos; para el “0 a 100” registramos 8,7 segundos y en velocidad máxima, según el dato de fábrica, desarrolla 214 km/h. Sin duda, prestaciones de sobra para cualquier usuario racional.
En la prueba de frenada el C4 Lounge también sacó una buena nota, con 39,2 metros para el “100 a 0”, un sistema ABS que actuó en el momento indicado y un pedal de excelente tacto y correcta dosificación. Desde luego, el C4 Lounge dispone de discos en las cuatros ruedas y también incluye repartidor electrónico y asistente al frenado de urgencia.
Mención aparte para la transmisión, que como apuntamos establece una gran sociedad con el motor THP. Automática y de seis relaciones, ofrece un pasaje de marchas suave y veloz sin necesidad de recurrir al doble embrague. Además, propone tres modos de funcionamiento: Automático (se adecúa al estilo del conductor y prioriza el bajo régimen para cuidar el consumo); Manual (operado desde la palanca permite mayor intervención y ejecutar el “freno-motor”, y aquí creemos que merecería también levas al volante); y Sport, donde los cambios se estiran hasta el corte o se retienen en desaceleraciones para un manejo bien deportivo).
En cuanto a consumo de combustible, los valores en ruta/autopista resultaron muy lógicos, con 8,5 litros cada 100 kilómetros circulando a 130 km/h constantes, con el aire acondicionado encendido. Pero en la ciudad, probablemente en parte por la transmisión automática, el gasto se eleva por encima de los 12 litros, lo que resulta algo excesivo para un motor de 1.600 cc. Y si se maneja con “pie pesado” la cifra puede dispararse…
La insonorización está muy lograda, incluso a velocidades elevadas de autopista, y la dirección, si bien no tiene asistencia eléctrica, propone el grado de ayuda acorde a cada instancia de conducción.

EQUIPAMIENTO
Tanto en confort como en seguridad, el C4 Lounge ofrece, en esta versión Exclusive Pack Select, una serie de elementos que lo posicionan como uno de los referentes del segmento. En ese sentido, el C4 Lounge incorpora soluciones que hasta ahora no se habían visto en productos de Citroën en Argentina.
En seguridad se destaca el sistema de alerta de ángulo muerto, que mediante un sensor detecta la presencia de un vehículo fuera del campo de visión del espejo retrovisor exterior y enciende una luz en él para advertir al conductor. Más allá de eso, el C4 Lounge ofrece seis airbags y controles de tracción y estabilidad, aunque hay que aclarar que sólo en las versiones Exclusive. En los niveles Origine o Tendance apenas incluye ABS y doble airbag frontal, lo que a esta altura y en este segmento ya resulta poco.
Los anclajes Isofix para sillas de niños y los faros antiniebla delanteros y traseros figuran de serie en todas las versiones, además de los cinco apoyacabezas e igual cantidad de cinturones inerciales de tres puntos de fijación.
En confort y tecnología, los ítems más novedosos son la cámara de asistencia al estacionamiento y el navegador satelital, ambos integrados a una pantalla color (no es táctil) de 7 pulgadas en la consola central. El botón de arranque y el sistema de ingreso “sin llave” son otras novedades, al igual que el techo solar y los faros de Xenón direccionales. La dotación se complementa con un equipo de audio de apropiada conectividad (Auxiliar, USB y Bluetooth con “audiostreaming”), tapizados de cuero y climatizador bizona.

CONCLUSIONES | TEST DRIVE CITROEN C4 LOUNGE
El C4 Lounge es sin duda el mejor producto que Citroën ha desarrollado y fabricado en Argentina y el resto de la región. Con soluciones tecnológicas de vanguardia y un cuidado en la calidad interior elogiable, el mediano del doble chevrón dio un salto cualitativo hacia la cima del segmento, sin desatender atributos ya presentes en el modelo anterior, como habitabilidad y confort de marcha.
En las versiones Exclusive no quedan dudas sobre el equipamiento. Pero como mencionamos, nos hace “ruido” que en los niveles de entrada (Origine) e intermedio (Tendance) el nivel de seguridad se limite a frenos ABS y doble airbag, la dotación que regirá por ley como nuevo “piso” desde 2014 en Argentina para todos los vehículos 0 Km. Allí el C4 Lounge queda en desventaja frente al Nuevo Ford Focus, la otra gran novedad del segmento, que incluye ESP y airbags laterales/cortina desde versiones intermedias de su gama.
Más allá de ese punto “gris”, creemos que por calidad general, habitabilidad y confort de marcha, el Citroën C4 Lounge es una de las grandes referencias que hoy pueden encontrarse en el segmento de los sedanes medianos en Argentina. Si los principales atributos que buscás son aquellos tres mencionados, y si coincidís con CarsMagazine en que es uno de los más lindos del segmento, probablemente estés ante una de las opciones de compra más inteligentes del momento.

Fuente: Cars-Magazine

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA