DOS FLORINES

Banner
Back TEST 0 KM Test Drive: Ford Fiesta KDA – 1.6 Titanium Powershift

Test Drive: Ford Fiesta KDA – 1.6 Titanium Powershift

A pocas semanas de su lanzamiento, CarsMagazine realizó una prueba del Nuevo Ford Fiesta Kinetic Design Attraction, la actualización del modelo compacto del óvalo que ya se vende en Argentina, importado desde México. Nos subimos a la silueta hatchback con el máximo nivel de equipamiento disponible –Titanium– y transmisión automática Powershift, una versión que a septiembre de 2013 cotizaba a $ 151.420.


A continuación, los puntos destacables y mejorables que identificamos durante el contacto con el Nuevo Fiesta Kinetic Design Attraction…

Para destacar
Evolución del diseño
Transmisión Powershift
Conectividad “My Ford Touch”
Equipamiento de seguridad
Gama ampliada (4 y 5 puertas)
Calidad general percibida
Desempeño dinámico
Consumo en ruta
Insonorización

Para mejorar
Plazas traseras pequeñas
Visibilidad posterior
Auxilio de uso temporal
Despeje frontal

A diferencia de otras pruebas, esta vez el contacto fue más breve. En general, CarsMagazine realiza evaluaciones de una semana de duración y recorre cerca de 1.000 kilómetros para conocer a fondo los productos y poder opinar con autoridad.
Esta vez, la agenda fue más tirana y seremos honestos: al Nuevo Fiesta lo manejamos durante cuatro días y 450 kilómetros, aunque pudimos completar 300 km en ruta y el resto en ámbito urbano. Suficiente para un primer acercamiento a un modelo que además, ya conocíamos de su versión anterior y que probamos a fondo a fines de 2010.

UN REFERENTE RENOVADO
La actualización del Nuevo Fiesta KDA (ahora se le agregó la palabra “Attraction” a un nombre que de por sí ya era largo…) le permite al compacto del óvalo ratificar su condición de referente en el segmento de los autos compactos en Argentina.
¿Por qué afirmamos aquello? Porque mantiene sus atributos ya conocidos como seguridad, calidad general, desempeño dinámico, bajo consumo en ruta y lograda insonorización, entre otros. Y a ello le agrega un rediseño que marca la evolución del Kinetic Design, apreciable principalmente en el frente (ídem para la versión sedán); un gran salto tecnológico con el sistema de conectividad SYNC con “My Ford Touch” y la cámara de retroceso; la incorporación de la transmisión Powershift, y una gama ampliada a más niveles de equipamiento.
Este último punto es muy importante porque permite posicionar al Fiesta KDA con precios más accesibles, de modo que el producto esté al alcance de un mayor número de clientes (ver informe con versiones y valores aquí).

TRANSMISIÓN POWERSHIFT
Sin entrar en mayores detalles sobre el rediseño exterior e interior, cuyo resultado está a la vista, nos centramos en el funcionamiento de la transmisión automática Powershift. Se trata de una caja de seis velocidades y doble embrague, con opción de pasaje de marchas en función secuencial (mediante un botón a un costado de la palanca) y un modo de funcionamiento Sport. En este último, la caja mantiene el cambio deseado por el conductor en lugar de pasar automáticamente a la relación superior.
Al tratarse de una transmisión de doble embrague (mientras uno de ellos tiene el cambio acoplado, el otro ya preparó la relación siguiente), su funcionamiento es muy veloz y el pasaje de marchas, casi imperceptible. Realmente nos agradó mucho el accionamiento, tanto en la ruta como en la ciudad, con una clara mejora en la respuesta del motor 1.6 Sigma de 120 caballos frente a la transmisión manual de cinco marchas.
Yendo a cifras concretas, aceleró de “0 a 100” en 10,8 segundos y alcanzó 176 km/h en Directa a 5.400 rpm. Para recuperar de 80 a 120 km/h demandó 9,7 segundos (modo Sport). A 130 km/h, el motor gira a 3.200 rpm en Directa y el consumo es de 8,1 litros/100 km, lo que en ciudad se dispara a 11,2 litros/100 km, probablemente debido a la transmisión automática. En pruebas de frenada, el Fiesta KD se detuvo firme y seguro en 38,1 metros, una excelente marca considerando que sus frenos traseros son a tambor.

EL SYNC, AHORA TÁCTIL
La otra gran novedad del Fiesta KDA es la evolución del sistema de conectividad SYNC, que ya era moderno y ahora lo es aún más al incorporar pantalla táctil, navegador satelital integrado y cámara de retroceso. Este equipamiento está disponible sólo en las versiones Titanium; las restantes mantienen el SYNC sin pantalla táctil.
En sí, el funcionamiento del “My Ford Touch” es súper intuitivo, no sólo cuando se opera la pantalla con los dedos, sino también mediante órdenes de voz. Desde allí se puede operar el navegador, el teléfono celular vía Bluetooth, elegir qué fuente de música escuchar (radio, CD, MP3, pen drive, tarjeta SD, etc.) y visualizar las imágenes de la cámara de retroceso, una verdadera exclusividad en el segmento.
Otro aspecto que notamos es que la interacción con “la mujer que nos habla desde el interior del SYNC” es mucho más fluida. Ahora se puede enunciar la frase “Tengo hambre” y el dispositivo contestará si queremos localizar un lugar para comer allí mismo, donde estemos, o en una zona distinta, y en segundos nos mostrará un listado de opciones de restaurantes, bares, etc. Así de fácil. Así de moderno y tecnológico.

¿QUÉ LE CRITICAMOS?
Los puntos a mejorar son, básicamente, los mismos que ya habíamos identificado en el modelo anterior. Las plazas traseras son realmente justas y si vas a colocar una silla de niños (con la seguridad que aportan a los ganchos Isofix), probablemente tengas que deslizar la butaca delantera hacia adelante para hacerle espacio.
La visibilidad posterior a través de la luneta es un tanto compleja, no sólo porque es pequeña y está muy inclinada, sino también porque los apoyacabeza traseros laterales no se “esconden” sobre el respaldo cuando no se utilizan, y realmente tapan bastante.
Finalmente, te recomendamos ser cuidadoso a la hora de encarar cuentas o rampas pronunciadas en ingresos y egresos de garajes, ya que el Fiesta KDA toca muy fácilmente debajo de la trompa; y si le colocás el chapón cubrecárter (algo que recomendamos), mucho más aún… Ya en el cierre, volvemos a criticar la rueda de auxilio temporal, que en caso de ser utilizada en ruta te complicará el tren de viaje que tenías previsto.

CONCLUSIÓN: NUEVO FIESTA KD ATTRACTION
Si el Fiesta KD era el modelo a seguir en el segmento de los compactos modernos en Argentina, con esta actualización se distancia aún más de sus competidores. Por seguridad (recordemos que ofrece ESP y siete airbags al tope de gama), diseño, tecnología, confort y calidad general, creemos que el Nuevo Fiesta Kinetic Design Attraction potencia aún más su condición de referente. La garantía de 3 años o 100.000 kilómetros es otro valor agregado.

Fuente: Cars-Magazine

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA