DOS FLORINES

Banner
Back BAJO ESTRICTO OFF THE RECORD EN EL DIA DEL PERIODISTA CARTA ABIERTA A LOS EMPRESARIOS ENTRERRIANOS

EN EL DIA DEL PERIODISTA CARTA ABIERTA A LOS EMPRESARIOS ENTRERRIANOS

El periodismo independiente y el rol del sector privado

En el Día del Periodista los trabajadores de prensa tenemos poco para festejar, y cada vez menos. En las últimas décadas se ha producido un marcado desfinanciamiento de las empresas periodísticas, en todas las escalas, que ha llevado a una creciente participación de los Estados para permitir su funcionamiento. Sin que esto implique denuncia alguna, se corre un gravísimo riesgo de perder la institucionalidad que brinda el periodismo independiente. El empresariado y un rol relevante.

Estas líneas tienen origen en el completo entendimiento que las estrategias de comunicación y marketing integrado son exclusiva potestad de las empresas en función de los objetivos de su estrategia competitiva; y que cualquier propuesta que se realice “desde afuera” no deja de ser una intromisión poco menos que inaceptable.
No es menos cierto que en Entre Ríos que el número de empresas ha crecido notablemente al ritmo de la evolución de su PBG, y que los flujos disponibles desde el sector privado en concepto de inversión publicitaria (tema del que nos ocuparnos aquí y no otro) no le fue en saga.
Sin embargo, el volumen ha sido relativamente bajo en relación al vertiginoso crecimiento de medios de comunicación en nuestra provincia, especialmente luego de la tortuosa salida de la Convertibilidad.
Con la disponibilidad que ofrecen las nuevas tecnologías se abrieron infinitas posibilidades de portales informativos, blogs, y otros formatos, sin perjuicio de la explosión de diarios, semanarios, revistas, etc….
También, la socialización de los sistemas de televisión por cable despertaron el interés en su condición de alta masividad y proliferaron programas en un sinnúmero de señales locales y nacionales. Además, el abaratamiento de los costos permitió que señales radiales de Frecuencia Modulada encontraran terrenos más fértiles para multiplicarse.
Esto se advierte en pequeños pueblos y en grandes ciudades entrerrianas.
A esto se agrega un factor destacable, y que no es otro que la intervención de los recursos humanos en los procesos sociales: Paraná posee una unidad académica de excelente nivel con reconocimiento a nivel nacional, y las provincias vecinas poseen ofertas académicas importantes, pública y privada, lo que se completa con aquellos que, sin tener estudios encuentran en el periodismo una fuente laboral legítima.

ESCENARIO.
En este escenario, la demanda hacia las empresas, cooperativas, mutuales, profesionales y entidades empresarias sociales desde los medios de comunicación social y las producciones independientes ha crecido y lo ha hecho en términos exponenciales comparados con años anteriores.
Así, la inversión publicitaria de las empresas entrerrianas se ve expuesta a una presión importante, ya que a esto hay que sumarle los aportes a otras instituciones como ONGs y cooperadoras, Etc. Como si fuera poco, muchas empresas entrerrianas destinan fondos –muchas veces extraídos de los presupuestos destinados a comunicación- a sus estrategias de Responsabilidad Social Empresaria.
De este modo, las empresas se encuentran hoy hipersemantizadas, con necesidades crecientes de enviar mensajes efectivos desde un abanico de plataformas, pero con menores fondos relativos. De este modo, el presupuesto global que se destina al ítem  medios de comunicación resulta raquítico en relación al amplio reticulado de soportes periodísticos en formatos virtuales, que cada vez adquieren más relevancia e incrementan su participación dentro de la torta publicitaria. Según especialistas de agencias publicitarias, el número global se ubica cercano a los 15 millones de pesos anuales.

PERIODISMO.
Entendemos que, estimados empresarios, son estos tiempos de restricción fiscal y financiera y de incertidumbre macroeconómica; y seguramente no veremos por un tiempo ese país de crecimiento a tasas chinas, y sobreviene cierto temor de que estas palabras resulten extemporáneas.
Pero tengo para mí que el sostenimiento del periodismo independiente es un tema de profunda institucionalidad, y que trasciende cualquier coyuntura, al menos abordándolo desde un punto de vista conceptual y para aportar al debate futuro.
Con el menor ánimo de inmiscuirme en números y decisiones, vale decir que son pocas las empresas en la provincia que poseen estrategias visibles de relacionamiento publicitario con los medios de comunicación desde el punto de vista estratégico y sistematizado. Algunas tienen sus objetivos comerciales fuera de la provincia y los fondos se vierten en otros distritos.
Sin embargo, casi todas las empresas, directa o indirectamente, abierta o más solapadamente, posee algún tipo de relación publicitaria con los medios en virtud de sus intereses, relaciones personales con los periodistas o titulares de medios. Sin embargo, es notoria, en términos generales, la falta de una política racional, sostenida y equilibrada de apoyo a los medios de comunicación.
Las entidades o nucleamientos empresarios, de carácter provincial, regional o municipal, que han tenido un participación y crecimiento clave en los últimos 10 años y que se convirtieron en actores vitales del desarrollo económico, político y social de Entre Ríos han coincidido en prescindir de participar publicitariamente con el argumento, entendible por cierto, que estarían incurriendo en discriminación al elegir a un medio por sobre otro, ya que sus presupuestos, obviamente, no son infinitos.
Todo lo dicho no busca presentar juicio de valor alguno, sino que sólo es expuesto al objeto de describir un estado de cosas.
De este modo, queda en evidencia un desfasaje entre la demanda genuina operativa de los medios y la disponibilidad privada, teniendo en cuenta que las grandes cadenas y empresas nacionales que operan en el Entre Ríos focalizan sus inversiones en medios nacionales con penetración territorial ampliada.
Ahora bien, aunque pueda parecer de Perogrullo, no hay forma de evitar la pregunta que se impone porque es la cuestión central de estas líneas: ¿Quién cubre este bache financiero y permite que funcionen centenares de medios de comunicación en Entre Ríos y se sostengan miles de puestos de trabajo?
El Estado, por supuesto, es la respuesta.
Dicho esto con todo el respeto por la prescripción constitucional de dar a conocer los hechos de gobierno o la representación social de la res publica.
Aquí aparece un grave problema que hace a la “institucionalidad de la provincia”, tema recurrente en la agenda empresaria, pero que muchas veces sólo se identifica con la independencia de la Justicia o el Parlamento, pero pocas veces con la apertura del periodista, del que muchos empresarios desconfían e incluso abjuran.
Es posible que se haya producido una ruptura en la confianza entre empresarios y periodistas hace un buen tiempo, y no es menos probable el periodismo haya tenido una responsabilidad activa en esto. Quizá haya que barajar y dar de nuevo.
ABANICO.
Según estimaciones no oficiales, existen en Entre Ríos unos 700 medios de comunicación –su ponderación es harto difícil- que encuadran 4 radios nacionales de amplitud modulada, más de 250 señales de frecuencia modulada, unos 250 sitios web más de 50 señales de televisión, 4 sistemas de cable, los canales de aire y más de 50 diarios, revistas y semanarios. A ojo de buen cubero, unos 5 mil trabajadores tendrían una relación laboral –formal o informal- con estos medios, variando su relación entre propietarios, socios, empleados y titulares de espacios o productoras e independientes.
Artesanalmente, podríamos afirmar que el periodista independiente es un profesional que trabaja a diario prescindiendo de relaciones con los poderes constituidos, sin buscar favorecerlos, y no espera réditos o beneficios personales por ello. Pero además, este periodista es generalmente un profesional que forma opinión y demanda una preparación permanente invirtiendo en capacitación y adquisición de material de estudio y trabajo. No hay dudas que, ante este escenario, este trabajador está en problemas.
Y su intríngulis radica, precisamente, en que muchas veces se encuentra frente a disyuntivas que lo trascienden y que en ellas se va también parte de la institucionalidad de la provincia. Muchos de estos profesionales son también empresarios (en su escala) que brindan servicios de comunicación a la sociedad.
Al no encontrar canales para sostener su actividad en el sector privado debe acudir al Estado –en cualquiera de sus estadíos- para poder desarrollarla y para la que se formó y que tiene mucho de mística, bohemia y entrega desinteresada.
Cuestiones vinculadas a presiones y/o límites profesionales son motivo de otro análisis.
Lo que si es muy concreto es que el Estado ha ido ocupando el rol de financiar a la prensa, en algunos casos casi en su totalidad, dejando a los periodistas en la delicada situación de pender de la discrecionalidad del funcionario de turno –salvando que este proceso lleva más de dos décadas, y todo indica por la tendencia que se profundizará cuando se concluya la actual gestión- convirtiéndose en una falencia estructural.
Debemos convenir que los periodistas cumplen la función de investigar, informar, describir, y, de alguna manera, controlar y fiscalizar la función pública, pero también denunciar abusos y prerrogativas que puedan tener las empresas, velando porque todos cumplamos con la función de manera honesta y eficaz.
Pero no sólo eso.
Por poner sólo un ejemplo común, veamos qué sucede en un periodista que vela porque todas las voces encuentren un canal de expresión en el marco del respeto y la pluralidad.
Si un funcionario cualquiera, –de los que suelen confundir su persona con el Estado- intentara por algún motivo acallar alguna voz desde un medio de comunicación por algún interés determinado, poco podrá hacer este periodista si desea mantener el apoyo publicitario, quedándole la opción de sostener sus principios a rajatablas, pero asumiendo consecuencias que sobrevienen de potenciales represalias. Con la obligación de sostener espacios, recursos humanos y tecnología, el profesional se encuentra ante una espiral descendiente en la que se ve en “el mismo agujero y todos manoseados”.
No es menor el flujo de fondos del Estado para financiar a los medios, y digámoslo sin prejuicios: enhorabuena.
Es posible que cualquier cifra que el Estado destine sea exagerada o deficiente, depende del lugar que se lo mire. El problema es que si la inversión publicitaria viene de este sólo lugar se corre el riesgo, aun cuando exista apertura y buena voluntad del funcionario, de la tentación al mensaje único. 
Son momentos difíciles para desarrollar el periodismo en todo la Argentina, pero en el interior del país las dificultades se agudizan.  
De allí que el empresariado entrerriano está llamado a ocupar un lugar preponderante en este escenario, y su rol es imprescriptible e intransferible. Y es dable observar que el tema no figura en las agendas de los empresarios o sus entidades. El periodista sólo aparece ante la primicia o la incomodidad.
Con humildad, algunos periodistas entendemos que el bienvenido crecimiento del concepto de RSE en nuestros empresarios debe estimular la discusión acerca del rol del periodismo en la democracia, pero también de los empresarios y su necesaria participación en la delineación de estrategias de planificación de medios. Es que no puede existir institucionalidad en Entre Ríos sin un periodismo sólido, preparado y ecuánime. Entonces, es necesario equilibrar el sistema.

CONCLUSIÓN.
Esta carta no está dirigida a los empresarios que consideran al medio de comunicación o una producción independiente como una molestia a la que hay que distraer.
Tampoco para el que cree que es un “bicho” peligroso al que conviene mantener complaciente para evitar alguna sorpresa. Existen casos y existirán que merecen el repudio por actitudes de ambos lados y sólo favorecen el statu quo. En estos casos el desprecio a la actividad periodística es asimilable al que siente por la democracia y las instituciones, en las colectoras de la ética.
Estas líneas son escritas con honesto interés para pre-ocupar a aquellos que aspiran a una provincia más grande y apuestan a una evolución continua de sus indicadores económicos pero también de sus plataformas morales y humanas.
Existen muchos que realmente creen que “no puede haber empresas exitosas en comunidades fracasadas” y apuestan tiempos personales, recursos económicos y predisposición corporativa para desarrollar programas que mejoren la calidad del mapa social que lo circunda, pero que sientan un mojón que actúa como un precedente para una perspectiva distinta a nivel general.
A ellos dirigimos esta carta con un tópico que en los años anteriores no pareció tan importante, pero que en estos tiempos se ha vuelto crucial y determinante.
Esta carta no es contra nadie, sino a favor de mejorar los estándares de institucionalidad y que lo que hoy es una tendencia en el futuro no se convierta en una amenaza ingobernable. Muchos empresarios saben de esto porque arriesgaron mucho y se convirtieron en piezas clave peleando por convicciones y que aportaron desde la militancia política y social, y lo hacen como dirigentes empresarios.
Concluimos diciendo sólo que existe una relación entre institucionalidad, periodismo independiente y voluntad del sector privado, y que es en momentos en que la curva del desarrollo económico todavía mira para arriba cuando debemos abordar estos temas centrales. En momentos de crisis la coyuntura nos ocupa la agenda.
En este Día del Periodista, si esta carta logró que desde el más exitoso al más humilde de los empresarios entrerrianos no se pregunte ingenua e impunemente: ¿Y a mi porqué me miran?… habrá cumplido su modesto objetivo inicial.

Gracias y un abrazo fraterno  -  Junio de 2012

Lic. Gustavo Sánchez Romero - Periodista
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
www.dosflorines.com.ar
0343 – 154718602
0343 - 4230577

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA