DOS FLORINES

Banner
Back BAJO ESTRICTO OFF THE RECORD Pese a la crisis mundial, los empresarios ven un buen 2012

Pese a la crisis mundial, los empresarios ven un buen 2012

El año que acaba de concluir será difícil de igualar en materia económica. Sin embargo, en 2012, a pesar de las dificultades internacionales y luego del inesperado anuncio sobre la salud de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, el país se encamina a transitar doce meses con buenas expectativas. Los empresarios, tanto los dueños de Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) como los CEOs de las multinacionales, están convencidos de que la Argentina sufrirá menos que la mayoría de los países la crisis internacional.



Las claves para que esto ocurra están centradas en que tanto Europa como los Estados Unidos sufren crisis estructurales que se acentuaron en los últimos cinco años. Sin embargo, los planes de ajuste puesto en marcha en esas economías “que hasta ahora no obtuvieron resultados positivos”, no provocaron que China dejara de comprar alimentos y materias primas. En parte, esto ocurrió porque el país oriental mantiene firme su crecimiento ya que, entre otras cosas, una porción importante de la producción mundial se concentra en ese país.
La pregunta es hasta cuándo crecerá China si los países centrales siguen en recesión.
La primera respuesta a la pregunta es que China sigue inundando con exportaciones de textiles, juguetes y electrodomésticos a los países centrales. Es decir que, mientras China pueda seguir introduciendo bienes fabricados en su territorio en Europa y EE.UU. se asegurará mantener un buen nivel de exportaciones. A esta situación hay que agregarle que el país asiático incorpará cerca de 40 millones de habitantes por año a la clase media. Para dar cuenta de la magnitud de la cifra se puede decir que una Argentina por año ingresa al mercado de consumo en China.
Otra de las causas del avance del mercado asiático está vinculada a los costos. En plena era de la globalización, para las multinacionales, un empleado chino es mucho más barato que uno europeo o estadounidense. Por estos motivos principalmente el crecimiento chino parece ser un problema para los EE.UU., pero al mismo tiempo, casi una solución para la Argentina y Brasil. Los analistas sostienen que China hoy se queda con parte de la producción de los EE.UU. (la mayoría de las grandes marcas de la industria pesada estadounidense tienen plantas en China o trasladaron su producción a ese país), le compra sus materias primas (EE.UU. es el principal exportador y productor mundial de semillas) y le financia el déficit comprando los bonos del Tesoro americano. Algo impensado hace una década, pero real hoy.
Ese contexto no parece cambiar en 2012. Y si China sigue comprando soja y financiando a EE.UU., el precio de la oleaginosa tiene grandes posibilidades de seguir elevado. Tal situación claramente favorece a la Argentina y a Brasil, los dos grandes productores de soja de Sudamérica. Pero si la soja es una pata importante, la industria no es menor, sobre todo a la hora de encarrilar el mercado interno.
Si Brasil crece, como está pronosticado, a un ritmo menor, la Argentina necesariamente sentirá el impacto. En el mercado se estima que de todas formas la situación es controlable. Muy pocos ponen en dudas que la Argentina crecerá al 5% en 2012 tal como dice el Presupuesto enviado al Congreso y ya aprobado. De todos modos, la inflación y el tipo de cambio generan incertidumbre. A pocos días de cumplir 10 años el fin de la convertibilidad, la Argentina vuelve a tener un tipo de cambio alto. Pero esta vez, con un país en crecimiento, una devaluación agravaría el problema inflacionario. Por eso el Gobierno, entre otras cosas, tiene la mirada puesta en los sindicatos. La experiencia indica que, por lo general, cuando las empresas otorgan aumentos salariales, luego vuelcan ese costo al precio del producto que venden.
Y si se analizan las variaciones del ritmo de ventas del año 2011 respecto al año 2010 se observa, sin distinguir por tamaño de empresa, que un 68,3% aumentó su ritmo de ventas, mientras que un 8,9% vio disminuir sus ventas y un 22,8% no registró cambios. Los datos no pertenecen al Indec, son del último informe de coyuntura semanal del IERAL, de la Fundación Mediterránea. Los empresarios de pequeñas y grandes empresas piensan que las ventas seguirán en alza y que la inflación será menor a la de 2011.

Fuente: Puntobiz/

MAPA DEL SITIO

PROVINCIALES

ENTREVISTA

INFORMES ESPECIALES

OPINION

OFF THE RECORD

AGENCIA TEXTUAL

EL DATO DEL DIA